QEPD Wilindoro Cacique

Alex Soros, el filántropo activista que apoya a la comunidad ashéninka Saweto

En el 2014 la Alexander Soros Foundation otorgó un premio a la comunidad tras el asesinato de sus cuatro líderes a manos de los madereros ilegales.

Publicado: 2016-02-14

En noviembre del 2014, un mes después de que su padre, Jorge Ríos Pérez, fuera asesinado junto con Leoncio Quinticima Melendez,  Francisco Pineda y Edwin Chota Valera, a manos de madereros ilegales, Diana Ríos llegó a Nueva York para recibir el premio Alexander Soros Foundation (ASF). El hijo del multimillonario George Soros -junto con sus aliados- había decidido apoyar a la comunidad Alto Tamaya Saweto, en derechos humanos y en su derecho a la protección de su medio ambiente. En Estados Unidos hizo las gestiones para que la ahora líder de su comunidad se reuniera con autoridades estadounidenses y prensa internacional para dar a conocer los problemas de su pueblo.

A inicios del 2015, Alexander Soros encabezó una comitiva integrada por representantes de Global Witness y Rainforest Foundation que llegó a Saweto (más rápido que las autoridades peruanas, por cierto) para evaluar la situación sobre el terreno. Allí volvió a reunirse con Diana y conoció su comunidad. No le quedó duda alguna: había que apoyar a esos ashéninkas. 

Fruto de ese viaje, el cineasta Robert Curran -que acompañó a la comitiva- hizo el documental Blood, Sweat and Trees (Sangre, sudor y los árboles), que recientemente fue exhibido internacionalmente y en el cual se cuenta la historia de Saweto. 

Diana Ríos, su familia y su comunidad siguen siendo amenazados por los madereros ilegales. No les importa si cuentan con el título de sus tierras, pues merodean e ingresan cuando quieren ante la impotencia de los comuneros. Éstos temen por sus vidas, pero tampoco quieren ceder y están decididos a cuidar los bosques con sus vidas, tal como lo hicieron sus hermanos asesinados. Mientras tanto, la joven líder va y viene, desde su comunidad, yendo hasta Pucallpa y luego hacia Lima para reunirse con autoridades gubernamentales. Se ha avanzado, luego de lo ocurrido en setiembre del 2014 se ha avanzado pero muy lentamente y tal vez mucho de ello por la fuerte presión de la prensa y organizaciones internacionales. Pero sigue sin aparecer un cadáver, el único detenido por el crimen está a punto de salir, la tala avanza y con ella la inseguridad, no sólo para Saweto sino para muchas otras comunidades. Se espera que una comitiva del Estado vaya a la comunidad en las siguientes semanas, algo que demora mucho. Mientras tanto, Diana sigue recibiendo el apoyo de organizaciones internacionales. Durante la COP21, que recientemente se llevó a cabo en París, fue la peruana más entrevistada, la prensa internacional la buscaba para conocer su caso, sus demandas. A diferencia de lo que ocurre en el Perú, en muchos medios extranjeros hay información sobre ella y su pueblo. Y entre quienes la respaldan está Alex Soros, con quien LaMula.pe volvió a reunirse. Esto fue lo que conversamos.


¿En qué momento y por qué decides apoyar a la comunidad de Saweto? ¿Recién tras el asesinato de los cuatro líderes ashéninkas o ya sabías de ellos?
 Fui alertado de la situación de los ashéninkas cuando asesinaron a sus líderes. Este hecho atrajo mi atención. Por eso decidí dar el Premio Ambiental y Derechos Humana y Activismo del 2014 de la Fundación Alexander Soros a Diana Ríos, quien continúa luchando por lo mismo que esos cuatro valientes hombres.

Diana y Alexander en Nueva York, el día que la líder ashéninka recibió el premio de la ASF.

Tú has dicho que el premio de la fundación busca poner un rostro a quienes defienden el medio ambiente. ¿En qué consiste ese premio?

El Premio de la Fundación Alexander Soros para el activismo ambiental y de los derechos humanos es el único de nuestra fundación.  Sirve para múltiples propósitos. Uno de los objetivos es el de proteger a los defensores del medio ambiente. Desde que recibió el Premio ASF, Diana Ríos ha tenido reuniones con políticos internacionales, funcionarios del gobierno estadounidense y célebres activistas. Esto debería disuadir a los madereros ilegales de hacer con Diana lo que hicieron con los cuatro líderes que estuvieron antes que ella, porque ella es ahora un defensora del medio ambiente reconocida internacionalmente, aunque la situación sobre el terreno sigue siendo volátil. 

"Uno de los problemas que enfrenta el movimiento ecologista es que las caras que normalmente ponemos en el movimiento son las de reconocidos actores mundiales como Al Gore o Leonardo DiCaprio. Los aplaudo por su trabajo, no me malinterpreten, pero tenemos que darnos cuenta de que no están en la primera línea en la que arriesgan sus vidas para proteger el medio ambiente. ¿Por qué los rostros actuales del movimiento ecologista no están a menudo en la primera línea y soluciones a la crisis que azota a nuestro clima son complejos? Con el Premio ASF espero ayudar a poner una cara humana al movimiento en la lucha por proteger el medio ambiente".
¿Cuánto y cómo influyó en ti visitar la comunidad de Saweto? ¿Varió mucho tu visión 'ambientalista'? ¿Tu fundación la seguirá apoyando? 

Visitando la comunidad de Saweto de primera mano fue una experiencia conmovedora para mí. Mientras viajaba a la comunidad, vi bosque virgen hasta donde mis ojos podían ver. Comprendí que estos bosques hacen que nuestro planeta sea habitable y es de suma importancia que los protejamos. Gran parte de conversación fue alrededor de la escala sobre las soluciones a la deforestación, cómo proteger las áreas ricas en biodiversidad que aún no han sido diezmadas, por lo que no tenemos que depender de programas de recuperación. 

Alexander Soros en Saweto. Delante de él camina Ergilia Rengifo, mamá de Diana. FOto: Robert Curran

ASF ha dado una subvención a la Fundación Rainforest para su lucha contra la tala ilegal en la región. Con el apoyo de Rainforest, Diana se ha reunido recientemente con el Ministerio del Medio Ambiente, una vez más, exigiendo que las autoridades respondan a sus peticiones: investiguen y encuentren a los asesinos y combatan la tala ilegal. Además, Saweto también está aplicando para un acuerdo con el Ministerio de Medio Ambiente con el objetivo de que puedan comenzar a recibir la financiación ofrecida en la COP20. Esto será un enorme avance.

El año pasado, la comunidad recibió la titulación de sus tierras, con ello pensamos que los ashéninkas iniciarían pronto un plan de desarrollo, pero las amenazas de los taladores ilegales continúan y la comunidad no tiene paz para trabajar. El Estado no tiene mayor presencia disuasiva allí. ¿Qué opinas acerca de ello?

Efectivamente, el año pasado, después de 12 años, el gobierno peruano otorgó títulos de propiedad a la comunidad, una victoria sin precedentes. Si bien el contar ahora con títulos de propiedad de sus tierras es una importante victoria, aún queda mucho trabajo por hacer. Como he dicho, la situación sobre el terreno sigue siendo inestable. Recientemente las autoridades ambientales incautaron dos envíos masivos de madera, y los madereros ilegales respondieron con amenazas de muerte, incluso escribieron los nombres de quienes encabezan las agencias de regulación en ataúdes simbólicos. Una sede del Osinfor, el órgano de vigilancia de los recursos forestales y de vida silvestre, fue atacada con bombas molotov. 

Debemos seguir apoyando a los pueblos indígenas y a las autoridades ambientales en su lucha para proteger el Amazonas peruano. Tenemos que seguir reuniéndonos con los funcionarios del gobierno para contar con un helicóptero que viaje a la comunidad, Saweto debe tener respaldo policial constante ante las amenazas de los taladores ilegales. Por eso, apoyamos a la Fundación Rainforest para que trabaje con Diana y su comunidad y continuar empujando al Estado a tomar un papel más activo en la defensa de la selva.

Esto no sólo ocurre en el Perú, ¿qué debemos hacer como gobierno y sociedad para evitar que sean asesinados tantos defensores del medio ambiente?

Es cierto, muchos defensores del medio ambiente en todo el mundo están bajo amenaza. Es deber del movimiento ambiental  protegerlos y apoyarlos en las primeras líneas. Hay muchas maneras de hacer esto. Poniendo la atención internacional sobre los defensores del medio ambiente se disuade a la gente de hacerles daño por temor a provocar una rápida respuesta internacional. Si estos defensores tienen redes de apoyo que abarcan ministerios, ONG y conservacionistas de alto perfil, tienen una mejor oportunidad de mover la aguja con sus campañas. 

Los cuatro líderes ashéninkas asesinados el 1 de  setiembre del 2014.

El Perú ha recibido y recibirá millones de dólares para la reforestación, ¿cuál es el papel de las poblaciones indígenas para luchar contra la deforestación? ¿Cómo ir más allá de las buenas intenciones?

El hecho concreto es que las industrias extractivas están diezmando el hábitat de los pueblos indígenas en todo el mundo. Iniciativas de reforestación no serían necesarias si la deforestación no fuera desenfrenada. Las soluciones según la escala de la deforestación son necesarias, pero hay que centrarse en la protección de áreas ricas en biodiversidad que aún no han sido dañadas, para ello no tenemos que depender de programas de recuperación. 

Los pueblos indígenas se ven afectados por la deforestación. Las industrias extractivas perjudican a comunidades y hogares, agotan los recursos naturales de regiones enteras, contaminan las aguas subterráneas y causan otros problemas terribles para las personas que han estado viviendo en una región durante décadas o hasta cientos de años. Precisamente, el premio ASF busca combatir este abuso sobre el medio ambiente y los derechos humanos. 

"El Perú se ha comprometido a proteger sus bosques y los pueblos que viven en él, pero aún estamos por ver algo parecido a un compromiso serio para hacerlo. La comunidad de Saweto y sus vecinos deben lidiar con leyes laxas, mala aplicación de las mismas, la corrupción. Deben emprender una lucha constante para obtener derechos sobre su tierra".
¿Cómo se debe enfrentar la tala ilegal y la corrupción que hay alrededor de ella? En el Perú los madereros ilegales actúan impunemente.

Los madereros ilegales son criminales y deben ser llevados ante la justicia por los delitos que cometen. ASF y Rainforest están apoyando a Diana Ríos en su campaña para llamar la atención internacional sobre los crímenes cometidos por estos madereros ilegales. Diana está pidiendo un mayor apoyo del gobierno peruano, patrocinio, entre otros temas. Pero ciertamente estos son problemas sistémicos que no lograrán ser resueltos durante la noche. 

Otra faceta de la lucha para proteger el medio ambiente está dibujando una conexión entre el cambio climático y la destrucción de nuestro hábitat natural. A medida que los efectos del cambio climático son cada vez más pronunciados, el mundo será, naturalmente, más protector de los bosques de los cuales dependemos tanto, y su destrucción será tomada cada vez más en serio por las autoridades internacionales y ciudadanos en general.

Todos somos Saweto, la consigna internacional durante la COP20 que se llevó a cabo en Lima

¿Qué debemos hacer para que el conflicto social entre las industrias extractivas y las poblaciones indígenas no sea eterno? ¿Cómo hacer para entender que estas poblaciones indígenas tienen derechos como todos nosotros y que debemos respetarlos? 
Por desgracia, las industrias extractivas están más enfocadas en los recursos que están extrayendo que los que se ven afectados por su extracción. Este ha sido el caso durante cientos de años. Aunque cada vez hay más regulaciones y requisitos para las operaciones de las empresas de este sector, éstas están motivadas por el capital. Si una empresa no quiere malograr el hábitat, tiene que cambiar sus formas básicas de pensar, sus programas, sus líneas de acción.
El documental Blood, Sweat and Trees refleja parte de lo que vive la comunidad, ¿cómo hacer efectivo el interés nacional e internacional sobre las amenazas a estas personas?

Documentales como “Sangre, sudor y árboles” son una de las muchas maneras en las que podemos dar a conocer mejor la situación de los defensores del medio ambiente y su lucha para proteger su tierra de la amenaza de las industrias extractivas. Premios como el Premio ASF son otra forma de crear conciencia sobre estos temas y que brille la atención internacional sobre los defensores del medio ambiente. Conferencias como las COP también sirven como otra plataforma para estos defensores y estos temas. 

Cuantas más formas en que estas cuestiones se plantean con la comunidad internacional, más serán capaces de luchar contra la destrucción de nuestros hábitats naturales por parte de las industrias extractivas.


Mira aquí el documental de Robert Curran



También puedes leer:


Alexander Soros: "Hay que darles el poder a las comunidades locales para proteger sus tierras"

¡Triunfo ashéninka! Ya tienen título de propiedad de sus territorios ancestrales

COP21: Alec Baldwin apoya la causa de Diana Ríos y de los pueblos indígenas amazónicos

"El gobierno debe reconocer la contribución de los indígenas en la protección de los bosques"

"Nosotros cuidamos los bosques para ustedes, peruanos"

Frontera del horror: nativos ashéninkas siguen a merced de madereros ilegales

Réquiem por cuatro asháninkas, tan peruanos como tú

Viudas asháninkas van a la COP20 y gobierno asegura avances en sus demandas 

"Un ambiente mortal": esto es lo que dice Global Witness sobre derechos ambientales en el Perú


Escrito por

ALBERTO ÑIQUEN G.

Editor en La Mula. Antropólogo, periodista, melómano, viajero, culturoso, lector, curioso ... @tinkueditores


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.