Se ha convertido en una herramienta indispensable, en la extensión de la lengua de todo aquel que quiere llamar la atención y meter su cuchara en lo que sea, así nadie le haya pedido que lo haga. Pero también en la primera fuente a la que acuden los periodistas para recoger la declaración inesperada de cuanto personaje con poder -político o mediático- aparece en la coyuntura.

Ya que nuestro recuento del año pasado fue todo un éxito, traemos una nueva versión de Problemas con el pajarito... el de Twitter, obvio.


1.- '¿Dónde aprendió a tuitear? ¿En un CENECAPE?'

Nada más empezar el año este muchachón se vio envuelto en uno de los escándalos de violencia doméstica más sonados de nuestra política nacional. (Tranquilo, Fujimori, que lo tuyo con Susana ya es otro level)

Denuncias de abuso piscológico y más de un rumor de abuso físico contra sus exparejas hicieron tambalear a Pablo Secada sobre la cuerda floja que suponía su candidatura por el PPC a la Municipalidad de Lima. Y al final terminó cayendo, y no porque Lourdes se haya subido a la cuerda para intentar ayudarlo, sino por la aparición del famoso 'Pablivideo' que mostraba al exregidor insultando (y 'claseando') a una policía. El muchacho, con esas pataletas de las que hizo gala durante toda su pre-pre-pre-candidatura, utilizó Twitter para justificarse, pero nada, ya era demasiado tarde.

Así que por su propia culpa, por sus propias acciones y por sus propios berrinches, el PPC hizo, una vez más, el ridículo en una elección popular (con crisis interna incluida) Quizá los discípulos del buen Tucán se hubiesen ahorrado tantos dolores de cabeza si en diciembre del 2013 impedían que Pablito el travieso tuiteara semejante atrevimiento.


2.- Rosas y el gen gay

¿Debería sorprendernos? El fujimorista, pastor evangélico y orgulloso enemigo de los derechos de las personas homosexuales, Julio Rosas, evidenció su desesperación ante el avance del proyecto de ley que plantea la Unión Civil para personas del mismo sexo lanzando en Twitter una teoría digna de análisis (no de la teoría, sino del señor Rosas): ¡Ojo! Como no se ha descubierto el 'gen gay' no podemos atribuirle derecho a los gay.

Felizmente hubieron muchos que utilizaron el mismo Twitter para ponerlo en su sitio. A nosotros ya nos da un poquito de flojera.


3.- O cocacho mais grande do mundo

En febrero durante uno de los encuentros por la Copa Libertadores entre Cruzeiro y Real Garcilaso en Huancayo, a la fanaticada local no se le ocurrió mejor idea que hacer gala de la ignorancia para burlarse del jugador Tinga haciendo gritos similares a los de un mono. Una 'palomillada' que para esta tierra bendita tan acostumbrada al racismo hubiese pasado como anécdota si no nos hubiera llegado tremendo jalón de orejas desde el otro lado del continente:

La presidenta brasileña condenó enfáticamente a través de su cuenta en Twitter los ataques racistas y generó una ola de indignación (y burla hacia nuestras 'modernísimas' costumbres), que llevaron a Ollanta Humala -porque no le quedó de otra-, a responder con el mismo énfasis:


4.- Anita es grone

Y ya que hablamos de 'fulbo', la presidenta del Consejo de Ministros utilizó su cuenta en Twitter para gritarle a todo el país que es blanquiazul, corea en Matute, ama a Cubillas y cuando quieran se toma sus chelas en La Victoria. Ok, nunca tanto, pero lo cierto es que le ganaron las pasiones y aprovechó para desearle suerte al equipo de sus amores en su camino al título del Clausura (¿será que los saló?)

Pero ese no va a ser el momentito con el que nos quedemos de nuestra premier en la red del pajarito. Lo que nos dio gusto (y con ganas) es ver cómo desautorizaba al ministro Daniel Urresti (al fin y al cabo su subordinado) luego que este anunciara que en la segunda protesta contra la #LeyPulpín exigiría a manifestantes presentar su DNI. ¿Qué cosa?

Y bueno, al final el mandamás del Interior se quedó con las ganas. Pero a estar atentos, que la candidatura del 2016 por el nacionalismo va a provocar entre estos dos más de un tuit.


5.- Congresista pulpín

Y hablando del polémico proyecto de Ley del Nuevo Regimen Laboral Juvenil, no faltaron aquellos quienes tras ver que la indignación empezaba a despertar en las calles (trauma heredado de la repartija) empezaron a saltar del barco. 

¿Quiénes fueron los primeros? Luciana León y Carlos Bruce. Este último bloqueando de sus redes sociales a todo aquel que se atreviera a criticarlo y borrando los comentarios que le hacían notar que lo suyo no era más que un juego para quedar bien ante la tribuna. Porque su excusa fue 'voté a favor, pero leyendo la ley me doy cuenta que puede perjudicar a los jóvenes'.

Ya, ¿o sea que primero votas y después lees la ley? A otro 'pulpín' con ese cuento.


6.- Las Nike de Tubino

Pero no podemos dejar el tema de esta ley sin mencionar al tío de Monopoly pulpín. El fujimorista Carlos Tubino quiso hacerse el gracioso o el comprensivo -no nos queda claro qué-, y se atrevió a lanzar semejante disparate:

La respuesta te la dieron los mismos jóvenes. No diremos más


7.- Le dio rabia

Pero uno de los momentos épicos en la red de microblogging fue sin duda el de Mauricio Mulder y su 'finura' para responder un ataque. Resulta que el aprista se andaba despachando de lo lindo desde su smartphone durante uno de los debates municipales hasta que alguien le dijo que daba asquito que su partido lo tuviese como única cara en el Congreso. Tal cual, eso y también meterse con su mamacita, fíjate, fíjate, fíjate.

La respuesta de Mulder es para que alguien de Gamarra chape la idea y empiece a producir polos con ella:


8.- No aclares que oscureces

Y ya que estamos con el APRA, infaltable nuestro querido Alan (porque si no lo incluimos le da uno de esos ataques de ego que provocan temblores). Luego del detallado informe de Jorge Rendón Vásquez en el que no quedaba duda sobre los 'falsos títulos' de los que se jacta García, este se hizo el ofendido y lanzó lo siguiente:


Pero claro, si era así, entonces...

Solito resbaló. Y la prueba está en el operativo 'postdoctorado' que tuvo como fin desaparecer cualquier prueba virtual de la mentira. Ay, Alan. ¿Qué haríamos sin ti?


9 y 10 (porque vale por dos).- El 'tuit' del año

Pues sin ti nos quedaríamos sin el máximo galardón de esta lista. Porque ya que te involucra seguiremos tus enseñanzas y nos reventaremos cohetes a nosotros mismos. ¿Han visto con qué afán el líder (¿?) aprista tuitea cada día a modo de efemérides las 'obras' que realizó durante su gobierno? Pues el 5 de junio, hubo algo que se le pasó tuitear:

Pero como siempre, una vez más, no contabas con nuestra astucia.