De acuerdo con el blog brasileño A Voz da Apiwtxa, que divulga las actividades de la comunidad asháninka del río Amônia en Acre, anteayer 16 ashéninkas brasileños se desplazaron a la zona donde fueron asesinados los cuatro nativos de la comunidad Alto Tamaya-Saweto, en la zona fronteriza entre Brasil y Perú. La noche del pasado miércoles regresaron con la información de que la masacre fue efectivamente a una hora y media de la línea fronteriza.

Los nativos brasileños encontraron restos de uno de los líderes asesinados, así como utensilios y otras pertenencias de las víctimas. Y asumen que los cuerpos de las otras tres víctimas podrían haber sido arrastrados por el río Putaya, luego de que en los días pasados hubiera una fuerte lluvia que inundó varias zonas de la región.

El cuerpo podría ser de Jorge Pérez y presenta herida de bala en la nuca. Sus hermanos, que participaron en la misión y habitan en la comunidad Apiwtxa Ashaninka, reconocieron su ropa y su bolso con sus pertenencias. También se encontró la mochila de Edwin Chota, así como su cámara fotográfica. Además, se hallaron casquillos de calibre 16, que habrían sido disparados contra las víctimas. Los restos –que no fueron levantados– fueron fotografiados y filmados en el lugar.

El pueblo Apiwtxa pide que se investigue urgentemente y que se encuentren los demás cuerpos para para poder enterrarlos siguiendo los rituales asháninkas.

Cabe indicar que del lado peruano se ha suspendido más de una vez el intento por llegar a la zona del asesinato debido a temas climatológicos


Lee también:

Comunidad asháninka exige investigación y protección por los asesinatos

Exigen investigación por el asesinato de líderes asháninkas

Frontera del horror: nativos asháninkas siguen a merced de madereros ilegales