Se dirigían hacia la zona fronteriza con Brasil para impedir que narcotraficantes y madereros ilegales sigan operando. Edwin Chota Valera, Jorge Ríos Pérez, Leoncio Quinticima Meléndez y Francisco Pinedo fueron amarrados y baleados frente a sus parientes en la comunidad nativa ashéninka de Saweto en las cabeceras del río Tamaya el 1 de setiembre pasado. La Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP) exige todo el peso de la ley para los culpables de estos asesinatos.


Notas relacionadas en LaMula.pe:

Frontera del horror: nativos asháninkas siguen a merced de madereros ilegales.

Ministerio de Cultura: cuatro asháninkas fueron asesinados por madereros ilegales.