Mientras el gobierno peruano, mediante el Viceministerio de Interculturalidad, empieza a acercarse a los familiares de los nativos asháninkas asesinados la semana pasada, el gobernador del estado brasileño de Acre, Tião Viana, ha enviado un oficio al ministro de Justicia de ese país, Jose Eduardo Cardozo, en el que pide apoyo para evitar más asesinatos de nativos en esa zona.

Como sabe, los cuatro asháninkas peruanos fueron asesinados cuando se dirigían a una reunión con los nativos de Apiwtxa, en la frontera peruano-brasileña. 

"...Las muertes son resultado de históricos conflictos entre la etnia asháninka y madereros peruanos, así como traficantes instalados en la frontera que buscan mantenerse en esa región, perjudicando la lucha del pueblo indígena por la demarcación de sus tierras...", dice Viana en el oficio.

La preocupación de Viana –quien está postulando por el Partido dos Trabalhadores a la reelección como gobernador de Acre– se circunscribe dentro de su trabajo de responsabilidad social e inclusión con los nativos de la zona fronteriza con el Perú.

En su oficio pide ayuda para garantizar  la seguridad de los asháninkas de Kampa do Rio Amônia, en el municipio de Marechal Taumaturgo.


Aquí el documento en portugués


Lee también:

Frontera del horror: nativos asháninkas siguen a merced de madereros ilegales

Patricia Balbuena: "Asháninkas piden mayor presencia del Estado para enfrentar a madereros ilegales"

Exigen investigación por el asesinato de líderes asháninkas