VacúnateYa!

va para abajo

11 puntos menos

La reaparición de Luis Castañeda Lossio en el escenario público no le ha traído buenas noticias a su candidatura. Aquí, algunos porqués.

Publicado: 2014-08-30

Luis Castañeda Lossio ha empezado a descender en las encuestas. De todo corazón, le deseamos (y le auguramos) que continúe firme en ese camino. Y le decimos que aún le faltan peldaños por bajar. Digamos que unos 11, si no más. En nuestra opinión, estos son algunos de los factores que le han venido quitando puntos al candidato (añada el lector los suyos). 

-1: Comunicore (a): Castañeda la ha llamado un "refrito",  ha insistido en que "ya se investigó" y asegura que él "ha sido exculpado", pero ninguna de estas cosas es ciertas. El asunto Comunicore sigue vigente y las investigaciones continúan, y Castañeda no ha sido declarado inocente, sino separado del proceso por una maniobra legal. Haga lo que haga, el escándalo que estalló por primera vez en 2009, sobre manejos corruptos en su primera administración municipal, sigue pisándole los talones. El tema ha vuelto al candelero: un punto menos.

-2: Comunicore (b): Pero no es solo el retorno del tema Comunicore a las primeras planas. Es que, además, hay datos nuevos. Como reveló una investigación publicada por la revista PODER, un informe de la Unidad de investigación Financiera, que no fue tomado en cuenta por la fiscalía en su momento, describe a Comunicore como un mecanismo para el lavado de activos. Y conecta en esta empresa a numerosos colaboradores cercanos del exalcalde con un narcotráficante hoy prófugo.  Otro punto menos.

-3: "No soy corrupto. Soy huevón": En su descargo, Castañeda ha repetido que él "no sabía nada" de lo que hacían estos allegados suyos, colaboradores de larga data y gerentes bajo su mando en la municipalidad. Digamos que las almas caritativas de la ciudad le creen. Deben creer también, entonces, que a Castañeda se le pasea el alma y que una banda organizada de ladrones puede llevarse hasta sus zapatos sin que se de cuenta. Y deben preguntarse si realmente Lima necesita a una persona así en el timón. La respuesta es obvia. Pierde otro punto.

-4: Beto Ortiz: De todos los periodistas peruanos, Castañeda escogió a Ortiz para su entrevista exclusiva "en un lugar de las alturas de Lima". Dejemos de lado cualquier otra consideración sobre Ortiz, y anotemos solo esto: hasta hace muy poco, la presencia de este periodista en la TV peruana estaba asociada con el lavado de cara de políticos de pésima reputación. Castañeda se suma, voluntariamente, a esa lista. Pierde un punto acá también.

-5: Más falso que...: Y la entrevista con Ortiz propiamente dicha tampoco puede haberle hecho bien. De principio a fin, la nota sonó falsa. Y no solo por las declaraciones del candidato sino-y esto es crucial en la televisión-por el ambiente. ¿Un set montado sobre un cerro, con sillones y mesitas y el escenario de la pobreza urbana limeña como fondo? ¿Acaso hay que decir más? Menos uno. 

-6: "¡Bu! Abimael Guzmán": En la entrevista, Castañeda quiso sugerir que sus políticas con respecto a los sectores pobres de la ciudad son una garantía de que "no vuelva Abimael Guzmán". A cualquier político peruano que invoque ese cuco, se le quita un punto automáticamente.  

-7: La hoja de vida: Castañeda ha dicho que las tergiversaciones de su hoja de vida (dice tener un título de la PUCP cuando lo tiene de la San Martín) son un "error". Podría ser. Pero el candidato añade que el "error" no es suyo, sino del formulario, que no hace las preguntas correctas y no tiene espacios para poner debidamente el historial. Ya pues, compadre. Menos uno.

-8: "Facilito nomás": ¿Y por qué tiene Castañeda un título de la San Martín, si completó sus estudios en la (más prestigiosa) PUCP? "Hablé con un pata, le dije muévete pe, y ya, era más fácil". Ajá. Lo que Lima quiere en su próximo alcalde. Menos uno. 

-9: Monorriel: Presionado para que presente alguna idea para la que sería su próxima gestión metropolitana, Castañeda se sacó de la manga esta propuesta. Pero resultó que era impracticable. Y que no era suya. Y que, además, ya es parte de un plan (el Metro), que no está bajo competencia municipal. Porque Castañeda, cuando era alcalde, dijo que él no podía. Un punto menos (o, francamente, 10).  

-10: "Si me llamaban, clasificamos al mundial": Así quiso Castañeda bromear sobre su estado de salud. Pésimo chiste. El mundial ya fue. Se le quita un punto.

-11: Habló: Y, finalmente, está el hecho mismo de que el candidato habló. La estrategia de hacerse el mudo y permanecer en silencio le estuvo dando buenos resultados. Pero se hizo insostenible y se pudo a dar declaraciones. Con ello, nos recordó a todos los limeños, en vivo y en directo, quién es. Un punto menos por eso también.

Ahí están, pues, las razones de su descenso. Y hay más, pero por ahora vamos a dejarlo acá.

Lee también en LaMula.pe

Castañeda: Vale un Perú

La lavandería de comunicore

Siete nombres que deben preocupar a Castañeda

Caso Comunicore

Habló, pero ¿qué dijo?

Detrás de mi, en estos cerros, duerme Abimael Guzmán



Escrito por

Jorge Frisancho

Escrito al margen


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.