Con lupa en el Congreso

marco álvarez, alcalde de san borja. foto: agencia andina

Una cuenta con el pasado

Marco Álvarez, actual alcalde de San Borja, y candidato a la reelección por el PPC enfrenta la reapertura del juicio por la desaparición de Luis Manrique en Huancavelica, en 1989.

Publicado: 2014-08-11

Es un día de finales de 1989, a dos semanas de las elecciones municipales. Un grupo de senderistas ha entrado por fuerza a la imprenta de la Corporación para el Desarrollo de Huancavelica (CORDEH). Obligan a uno de los operarios a imprimir varios miles de volantes que llaman al sabotaje de los comicios. El nombre del operario de la imprenta es Luis Manrique Escobar. Tiene 33 años.

Un par de días después, Manrique es citado en la oficina del jefe político militar de Huancavelica, en la tenebrosamente célebre Casa Rosada. Agentes de inteligencia lo han identificado como colaborador de Sendero Luminoso. Allí, lo amenazan, le dicen que todos sus movimientos están siendo vigilados. 

Una semana después de la incursión de Sendero en la CORDEH, el 6 de noviembre de 1989 a la una y media de la madrugada, Luis Manrique es sacado a rastras de su vivienda, e introducido en un vehículo por encapuchados que visten pantalones verdes y chompas oscuras. Al día siguiente, su esposa, Imelda Cayetano Apari se acerca a la Casa Rosada a preguntar por él. Le dicen que no saben nada. Pero al salir de la delegación, llega a ver a una niña usando el poncho que tenía puesto su marido en el momento de su secuestro. 

Desde entonces, Luis Manrique Escobar está desaparecido. 

El jefe político militar de Huancavelica era, se presume, el actual alcalde de San Borja, coronel EP (r) Marco Álvarez Vargas. 

Candidatos con anticucho


álvarez fue electo por el ppc en san borja y quiere quedarse en el cargo por un período más. va de nuevo con el ppc
(foto: marcoalvarezv.wordpress.com/)

Para las próximas elecciones municipales y regionales, el Registro Nacional de Condenas ha identificado a 2131 candidatos condenados por el Poder Judicial. Entre ellos, trece han recibido sentencias  por narcotráfico, y cinco por terrorismo. 

Como lo demuestra el caso del ministro del Interior, Daniel Urresti (muerte de Hugo Bustíos), y antes el propio Presidente Humala (Madre Mía), no es que no haya ciudadanos participando en politica que no hayan estado involucrados en acusaciones por violación de derechos humanos. Lo que ocurre es que los casos de lesa humanidad, no sólo escasean las sentencias, sino que muchas causas ni siquiera han sido admitidas para un juicio y, por lo tanto, los responsables no van a prisión. Se llama impunidad. 

Hasta que no se esclarezca su responsabilidad en el crimen cometido en Huancavelica, el actual alcalde de San Borja, y candidato por el PPC a la reelección, Marco Álvarez Vargas forma parte de esta realidad.

No es cosa juzgada

Foto: Rafael Zarauz

El 29 de agosto de 2012, la Sala Penal absolvió a Álvarez del delito de la desaparición de Luis Manrique Escobar, ocurrido cuando presuntamente el alcalde cumplía funciones como jefe político militar de Huancavelica. En 2009, Álvarez había sido denunciado por el fiscal superior Pablo Sánchez. De acuerdo a la acusación fiscal, Álvarez "tuvo el control de la desaparición de Manrique Escobar". Se pidió para él 25 años de cárcel. Tres años después, fue absuelto por las jueces Mirtha Bendezú, Miluska Cano y María Vidal. Pero la sentencia fue recusada y la Corte Suprema acaba de reabrir el proceso. Marco Álvarez Vargas nuevamente será juzgado por la desaparición de Luis Manrique Escobar. 

Los argumentos y las pruebas


Durante el proceso que se siguió en la Sala Penal, se dio dejó por sentado que quienes desaparecieron a Manrique Escobar fueron militares, y que dicha desaparición estuvo vinculada a la impresión de los volantes con los que Sendero Luminoso pretendía sabotear las elecciones municipales de 1989. Sin embargo, no se determinó quiénes fueron los autores del crimen–como si el Ejército fuera una cosa abstracta, sin caras ni personas que lo conformen–. 

Para los denunciantes, representados por Carlos Rivera del Instituto de Defensa Legal, Álvarez es quién habría ordenado la desaparición de Manrique. Entre las pruebas que presentaron estaban:

1. El testimonio de Imelda Cayetano Apari, esposa de Luis Manrique, que declara que pocas horas antes del secuestro, Manrique denunció la incursión de Sendero Luminoso en la imprenta de la CORDEH; y que luego se había entrevistado con el mismo Álvarez Vargas en la Casa Rosada. 

2.  El 8 de noviembre de 1989, el Fiscal Provicinal de Huancavelica envió un oficio a Álvarez Vargas solicitando información sobre el paradero de Manrique. Una semana después, Álvarez responde al fiscal que no se había ordenado su detención. 

3. El 23 de diciembre. los familiares de varias personas desaparecidas remiten una misiva a la comisión de derechos humanos del Congreso. En ella, identifican a Álvarez Vargas como jefe político militar de Huancavelica. 

4. Durante la investigación del Ministerio Público realizada entonces, Álvarez declaró haber llegado a Huancavelica a finales de octubre. 

Desde la defensa de Álvarez, estos son los argumentos:

1. Durante el juicio oral, comenzado en 2009 en la Sala Penal, Álvarez declara que llegó a Huancavelica el 6 de noviembre, días después de la desaparición de Manrique. Por tanto, no puede haber sido él quién diera esa orden. 

2. Álvarez afirma que durante su estadía en Huancavelica dejó firmadas cuatro hojas en blanco. Fue en una de esas hojas, según dice Álvarez, que la jefatura político militar de Huancavelica usó para responder al fiscal, negando la detención de Manrique y colocándolo como jefe político militar. 

Es poca la información sobre la carrera militar de Álvarez. Él tampoco parece muy interesado en exhibirla. Su cv municipal es escueto y lo que tiene que decir para la vida civil sobre su vida militar va de la formación como cadete al retiro: "Estudio en la Escuela Militar de Chorrillos, culminando su carrera de Oficial del Ejército Peruano como adjunto de la agregaduría militar de la Embajada del Perú en Israel con el Grado de Coronel, en el año 1996"

Se reabre el caso


Carlos Rivera, abogado de la familia de Manrique en este proceso considera que los arguementos de la defensa de Álvarez como "un insulto a la inteligencia". Algo similar deben haber pensado los jueces de la Corte Suprema, porque el pasado 6 de agosto, declararon nula la sentencia absolutoria de la Sala Penal y resolvieron que el caso merecía reabrirse.  

Notas relacionadas en LaMula.pe:
Toda la cobertura de LaMula.pe sobre las próximas elecciones municipales y regionalesTrece sentenciados por narcotráfico se postulan en las próximas elecciones. 

Mafias podrían capturar aparatos de poder en las próximas elecciones. 

El chico del barrio

– Todo sobre la implicación del ministro del interior en el asesinato del periodista Hugo Bustíos, aquí

Familiares de víctimas piden a la CIDDHH reabrir el caso Madre Mía


Escrito por

Gabriel Arriarán

Periodista.Interesado en temas de trata de personas, corrupción del Estado y minería informal.También en literatura y arte. @gabrielarriaran


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.