sin ciencia no hay futuro

contratos de estabilidad tributaria para minería o el 'regalo' vía el paquete castilla. foto: agencias.

Contratos de Estabilidad Tributaria: ¿de vuelta al pasado?

Dentro del paquete de medidas anticíclicas, el tramo tributario contempla estímulos para el sector minero. Nos recuerdan al fujimorismo. 

Publicado: 2014-06-28

La iniciativa referida a los Contratos de Estabilidad Tributaria (CET) –enmarcada dentro de la directiva impositiva del Proyecto de Ley 3627-2014- que favorece proyectos y empresas mineras en marcha, genera recuerdos. Existe un sabor a las medidas de estímulo fujimoristas de los 90. Por otro lado, se percibe un divorcio entre el discurso de la campaña de Ollanta Humala y el planteamiento a propósito del paquete Castilla.

El favor

El tratamiento especial para empresas mineras se traduce, dentro del contexto de medidas tributarias antidesaceleración, en los CET. El Ejecutivo justifica estas medidas de cara a favorecer la inversión minera y a la vez proteger al sector minero del ‘riesgo tributario’, referido a la posibilidad de que las empresas enfrenten cambios de juego en la estructura impositiva. De acuerdo al Proyecto, los CET formulan que aumentos de las inversiones de los proyectos mineros por US$500 millones para la producción de 15 toneladas métricas anuales y por US$250 millones para una extracción de 7.5 toneladas/año, se encuentren blindados en lo tributario.

De acuerdo al diario Gestión, “…entre los grandes proyectos mineros que comprenden ampliaciones, hasta el año 2016, figuran la de Antamina, la de Cerro Verde y Toquepala. Estas iniciativas acumulan inversiones por US$6,600 millones y prevén producir 547,000 toneladas métricas de cobre”. Los períodos del beneficio andan en el orden de entre 10 a 15 años según el Proyecto, con la salvedad de que si el CET es nuevo (proyecto en etapa de prefactibilidad), el plazo es indefinido.

Sabor amargo

Los CET provocan un tufillo poco feliz que recuerda la relación del fujimorato con la empresa privada. Para el economista, profesor e investigador de la Pontificia Universidad Católica Efraín Gonzales de Olarte, el resabio del neoliberalismo ‘modo’ Fujimori puede traducirse en los CET pues en el modelo de negocio neoliberal de los años 90, los estímulos y prerrogativas a empresas privadas en el tramo impositivo se tradujeron en ‘primaveras’ tributarias y monopólicas: Shougang Hierro Perú y Telefónica son dos casos emblemáticos. “Este modelo se estableció sobre la base de la estructura de empresas estatales privatizadas o dadas en concesión, (…) estando principalmente en los sectores extractivos como la minería y en los de servicios como la electricidad y la telefonía”, explica el especialista.

“Un problema central de la era neoliberal (fujimorista) ha sido el crecimiento sectorial selectivo (…) no hubo crecimiento generalizado y esta es la razón por la cual, el empleo ha tenido un comportamiento segmentado, la pobreza apenas ha retrocedido y la desigualdad sigue persistente”, refiere Gonzáles de Olarte. Tiene un punto el economista: la minería tiene un formato laboral limitado como generador de empleo y la extensión de los CET a la actividad minera es un estímulo donde el impacto no dialogaría con el combate a la inequidad social.

Junto a este resabio fujimorista, la figura de los CET trae abajo –una vez más- las expectativas en torno al proyecto electoral de la campaña de Ollanta Humala y las promesas centrales del entonces candidato. La desviación entre la intención y la acción hacen de su gobierno algo muy distinto a lo que los peruanos creyeron elegir.

...el resabio del neoliberalismo ‘modo’ Fujimori puede traducirse en los CET pues en el modelo de negocio neoliberal de los años 90, los estímulos y prerrogativas a empresas privadas en el tramo impositivo se tradujeron en ‘primaveras’ tributarias y monopólicas: Shougang Hierro Perú y Telefónica son dos casos emblemáticos...

En la empresa electoral de Ollanta Humala Tasso, éste reafirmó su vocación de montarla contra empresas vinculadas sectores estratégicos desde lo tributario: entre ellos, lógico, el segmento minero.

“Se garantizará el cobro de regalías, buscando el mutuo acuerdo con las empresas mineras y asegurando el respeto de la estabilidad jurídica (…) La tributación minera será competitiva sin desalentar la inversión, haciendo que la carga fiscal total aumente cuando la rentabilidad se incrementa y disminuya cuando cuando la rentabilidad decrece, asegurando gravar las ‘sobreganancias’ mineras teniendo en cuenta la competencia internacional”, fue el tenor de una campaña que –vía los Lineamientos Centrales de la Hoja de Ruta en el 2011- hizo temblar a la casta minera. Tenor que habida cuenta los CET no va más. Un aire fresco por 10 ó 15 años, congelando tasas impositivas no es más que un ‘período de gracia’ ante precios internacionales de los metales bajos que el sector minería podría compensar con los CET para los próximos años.

Ese discurso se oxidó. Los CET ahogan las promesas de establecer un marco institucional sólido para el Estado y la regulación de la actividad minera.


El redactor recomienda:

¿Habrá cambio de chip en Sunat?

Los factores detrás de la desaceleración

El paquete

Las rentas del reino

SHOUGANG HIERRO PERÚ Y EL DESPOTISMO ORIENTAL


Escrito por

Eduardo Recoba Martínez

Economista, periodista, docente. Corresponsal para Latinoamérica de iForex financial news, consultor y analista. Sígueme en @eduardo_recoba


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.