Desde hace al menos tres años en Perú, los pacientes pueden encontrar, comprar y usar productos derivados del cannabis sativa para sus tratamientos. Sin embargo, hasta ahora, ninguna institución privada ni estatal, había realizado un estudio para saber qué contenían exactamente esos productos.

Por ello, hace seis meses, el químico farmacéutico Pedro Wong, maestrando en ciencias del programa de productos naturales y biocomercio de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), decidió analizar algunos de los productos derivados del cannabis que se venden en el país. Consiguió autorización para realizar su estudio en el laboratorio de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UNMSM e invitó al magíster en química Fabiano Soares de la Universidad Federal de Paraná (Brasil) para que participe en la investigación.

Tras culminar su estudio en la UNMSM, validar los resultados en los laboratorios de las universidades nacionales San Cristobal de Huamanga (UNSCH) y San Antonio Abad de Cusco (UNSAAC), Wong y Soares presentaron los resultados preliminares de los análisis cuantitativos de cannabinoides.

Esta información, resalta Wong, es importante para los pacientes y médicos, quienes fueron los que entregaron las muestras interesados en conocer el contenido exacto de cannabinoides de los productos y, en base a ello, poder ser más precisos en dosis y frecuencias en las recetas. Una investigación de este tipo es relevante también porque existen cerca de 2 000 cepas de cannabis, cada una con 104 fitocannabinoides, 120 flavonoides y 40 terpenos.

En este análisis, solo se ha estudiado la cantidad de cannabinoides, otros aspectos como microbiológicos, sobre pesticidas o metales pesados y rastros de solventes no fueron analizados.

Esta investigación es el primer análisis sobre cannabinoides que se realiza en Perú. Llama la atención que, hasta el momento, ninguna institución del Estado haya iniciado este tipo de estudio, a pesar de que el país cuenta con una ley de cannabis medicinal aprobada hace más de dos años y que, desde el pasado 11 de diciembre, la farmacia institucional de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) empezó a vender un aceite con cannabidiol (CBD).

En exclusiva, les compartimos los resultados del análisis cuantitativo de cannabinoides realizados a ocho muestras de flores y dieciséis de aceites a través de la cromatografía de gases.


FLORES DE CANNABIS

En este caso, lo más resaltante es que todas tenían tetrahidrocannabidol (THC), el compuesto psicoactivo de la planta y que, lamentablemente, ha sido satanizado por ello, pero que tiene innegables propiedades medicinales como: analgésico, antiinflamatorio, neuroprotector, relajante muscular, antináusea y antitumoral.

Las muestras altas en THC, resalta Wong, son usadas por pacientes y tienen concentraciones similares a flores de cannabis que se venden en otros países.

Otro dato resaltante es la de la muestra F4 que tiene más del doble de cannabidiol (CBD) que THC. "Es una muestra bastante rara, podría ser de un banco de semillas", cuenta el químico farmacéutico. El CBD es antiinflamatorio, analgésico, anticonvulsivante, neuroprotector y ansiolítico.

Por otro lado, en las muestras F6, F5 y F2 se encontró cannabigerol (CBG), un camnabinoide que se genera a partir de la oxidación del THC. El cannabigerol tiene propiedades medicinales como antiinflamatorio, antibacteriano y anticancerígeno, sirve para reducir la presión ocular y para aliviar problemas intestinales. Una hipótesis del investigador es que estas muestras podrían haber sido cosechadas un poco más jóvenes.

Por último, ninguna de las flores presentó cannabinol (CBN), un cannabinoide que se genera cuando el THC se calienta o se expone a oxígeno. El CBN tiene propiedades terapéuticas como estimulante del sueño, antibacteriano y promotor del crecimiento óseo. Para Wong, el hecho de que ninguna flor tenga CBN podría ser indicio de que no estuvieron expuestas a oxígeno.

 

ACEITES DE CANNABIS

En las muestras A11 y A12 no se pudo detectar ni CBD ni THC, pero sí CBG, aunque con menos de 1%. Según cuenta Wong, estos aceites se comercializan en el mercado peruano con apariencia de formales y como procedentes de Uruguay.

Otro es el caso de la muestra A16, que si bien no tiene ni CBD ni THC, esto corresponde con la etiqueta, ya que es un producto elaborado en Holanda que se vende como alto en CBG y cuya concentración de 5% de este cannabinoide corresponde con el rótulo del frasco.

La muestra A3 es un aceite artesanal y fue entregado para este análisis por un paciente. En este caso, no se pudo detectar ningún cannabinoide.

Como parte de este estudio, se incluyó una muestra del aceite de CBD que vende Digemid, los resultados confirmaron que la concentración que aparece en la etiqueta es la correcta: aproximadamente 5% de cannabidiol.

La muestra A9 fue la única que presentó CBN. Este aceite también tenía alta concentración de THC.

Del total de las muestras, Wong señala que "los ratios interesantes entre CBD y THC estuvieron muy buenos", ya que estos estuvieron cercanos a 1:1. "Son cepas con las que se puede iniciar tratamientos para temas generales por la versatilidad de este tipo de productos", afirmó.

A manera de conclusión, en el caso de los aceites analizados, el químico farmacéutico Pedro Wong señaló que "hay productos buenos, pero no todos cumplen con lo que dicen contener".

Esta es la tabla original elaborada por el químico farmacéutico Pedro Wong y el magíster en química Fabiano Soares.


Compartimos una entrevista que se les hizo a los investigadores, antes de culminar su estudio:


Notas relacionadas en LaMula.pe:

Exjefe de Devida propone legalizar todos los usos del cannabis sativa

Publican recomendaciones para mejorar el acceso a cannabis medicinal en Perú

Científicos realizan primer análisis a productos de cannabis en Perú [VIDEO]