VacúnateYa!

"El mundo del arte contemporáneo no es algo con lo que me relacione mucho"

Una conversación con David Lachapelle a propósito de su exhibición "Fotografias, 1984-2013". Hasta el 13 de abril en el MAC-Lima. 

Publicado: 2015-01-24

David LaChapelle (1963, Connecticut - Estados Unidos)  es reconocido internacionalmente por su talento para la construcción de imágenes hiperrealistas, enmarcadas en un polémico discurso sobre la vida contemporánea. Además, como fotógrafo ha logrado balancear el mundo de las editoriales de revistas famosas con sus propios intereses personales.

Durante los últimos tiempos, las fotografías de LaChapelle han establecido nuevos estándares para lo glamoroso, especialmente en los retratos de celebridades. Ha realizado más de 150 portadas para la revista Rolling Stone, está bajo contrato con la revista Vanity Fair; y ha fotografiado a Madonna, Elton John, Naomi Campbell, Angelina Jolie, Pamela Anderson, Lil 'Kim, Uma Thurman, Elizabeth Taylor, David Beckham, Paris Hilton, Leonardo DiCaprio, Hillary Clinton, Muhammad Ali, Britney Spears y Alicia Keys, por nombrar sólo algunos.

Su carrera tomó forma durante los años ochenta, en parte gracias al espaldarazo de Andy Warhol, que fue tanto una inspiración como un amigo personal. De esta particular amalgama surge un estilo que en el que confluyen sex symbols de Hollywood, referencias a iconos religiosos, imágenes de productos de consumo y citas a obras esenciales del arte occidental.

Desde el 2006, LaChapelle dejó completamente su trabajo para las revistas de moda y decidió dedicarse al trabajo que como el mismo menciona, es el que le apasiona ahora. Esto incluye, además de la fotografía; la dirección de Rize, un documental sobre baile callejero y la producción de videoclips musicales para cantantes como Christina Aguilera y Daphne Guinnes.

Es la primera vez que el fotógrafo realiza una exhibición en nuestra ciudad; Esta ha sido específicamente elaborada para el MAC y reúne su trabajo desde 1984 hasta 2013. Treinta años de trabajo que condensan la fascinación de LaChapelle por la cultura popular y sus iconos, para luego dar paso a sus intereses actuales.

A continuación una conversación con el fotógrafo sobre sus inicios, su relación con las revistas de moda y sus intereses actuales.


Quisiera empezar hablando un poco sobre la escena de arte del East Village de Nueva York y cómo entraste en contacto con ella.
Llegué a Nueva York en el verano del 79 y conocí a una chica que vivía en el East Village. Me enamoré del vecindario, todo estaba comenzando en ese momento y estaba lleno de artistas jóvenes de todo el país y el mundo. Era impresionante, todas estas galerías y artistas en un mismo vecindario, creaban una explosión de arte.
¿En ese momento ya estabas tomando fotografías?
No en el 79; pero cuando volví en el 81, sí. Siempre estaba dibujando y pintando.
¿Sigues haciéndolo?
Un poco. Para plasmar ideas y cosas así.
¿Cómo ingresaste a las galerías?

Convertimos el departamento de mi amiga en una galería. Ella vivía en el 303 de Park Avenue South, así que le pusimos de nombre 303. Mi primera exhibición la hice ahí y también la tercera. De algún modo creamos nuestra propia escena. Y claro, otras personas hacían lo mismo y yo exhibía con ellos. Era emocionante.

'My liz' / © DAVID LACHAPELLE

¿Cómo fue el paso de esas exhibiciones a las revistas de moda?
Logre mostrarle mi trabajo a la gente de la revista Interview. Andy Warhol, el director, aún estaba vivo en ese momento y empecé a trabajar para ellos. En ese momento Interview era una gran revista y así empezó todo. De pronto estaba trabajando para revistas, yo solamente quería fotografiar; así que de todos modos eso estaba muy bien.
¿Por qué decidiste dejarlo?

Ya para el 2006, había estado trabajando en eso por casi veinticinco años. Había muchas razones para dejarlo. Sentía que ya había dicho todo lo que podía decir dentro de ese contexto. También para dejar que fotógrafos más jóvenes, que estaban interesados en la nueva generación de estrellas de pop o figuras mediáticas, pudieran desarrollar su trabajo. No quería ser avaro y quedarme dentro de ese medio. Cuando sentí que mi pasión por lo que hacía había desaparecido, decidí dejarlo. Nunca me interesó hacerlo por el dinero, así que una vez que la pasión desapareció también se hizo más difícil publicar mis fotos. No era capaz de encontrar o enlazar mis intereses con los intereses de las revistas. Mientras vas creciendo, tus ideas cambian y en ese momento ya no me interesaba ser un escapista o un humorista. Quería dedicarme a hacer fotos con más capas de significado.

'galliano milk maidens' / © DAVID LACHAPELLE

Sin embargo, en tu trabajo actual el lenguaje visual y la composición provienen de esa experiencia; hay todavía una relación bastante fuerte con como trabajabas antes.
Sí.
¿Es que te cansaste del sistema de las revistas y no de la forma de trabajo?
Me canse de hacer comisiones y publicaciones. Ahora soy libre de hacer lo que quiera y esa libertad no tiene precio. Nadie me dice que hacer, eso es genial. Tampoco es que me lo dijeran mucho en el pasado, pero hay una diferencia. Puedo tomarme mucho más tiempo para construir una imagen, por ejemplo.
Volvamos un poco sobre el punto anterior. Mucho de tu trabajo incorpora el lenguaje de la fotografía editorial o de modas; sin embargo, lo que tratas de decir o aquello a lo que refiere la imagen es mucho más complejo. ¿Crees que de algún modo el uso de este lenguaje desvía la mirada del espectador?
Es posible. El lenguaje que aprendí en las revistas implica también una cierta claridad; no quiero dejar eso de lado. Trabajar en las revistas fue para mí como ir a la universidad. Como veinte años de escuela; ahora aplico todo eso a mi trabajo actual. Con la esperanza de conectar con la gente a través de esas imágenes.
En ese sentido, ¿cuánta cultura o educación visual esperas de tu público?

No soy quién para decir eso. Eso es una decisión de cada uno, cada uno tiene deseos y caminos propios. Pienso que algunas personas viven intuitivamente, de modo muy inteligente; sin haber tenido una educación formal. Mientras que algunos son más cerebrales o intelectuales. Hay muchas formas de aproximarse a la vida. Yo hago imágenes para todo el mundo.

naomi campbell para playboy / © DAVID LACHAPELLE

¿Puedes nombrar algunos fotógrafos a los que sigues actualmente?
No sigo a ningún fotógrafo en particular.
¿Podrías nombrar entonces fotos o imágenes específicas que te hayan interesado recientemente?
Me encanta la energía de los artistas del grafiti, de los artistas callejeros. Me da una inmensa satisfacción ver el resurgimiento del arte callejero. Había mucho de eso en Nueva York en los ochenta y me gusta porque es también arte para todos. No puedo mencionar una imagen particular que se me venga a la cabeza en este momento. Amo la fotografía, amo las imágenes, pero no sigo a nadie en particular.
No me refiero a seguir como admirar necesariamente, sino a qué clase de trabajo te interesa.
Estoy en una burbuja de algún modo. Me interesa el trabajo de Odilon Redon, un pintor francés de comienzos del siglo XX. Me gustan también William Blake y Walt Whitman. Todos ellos se adelantaron a su tiempo, eso me interesa mucho. Eran como profetas.
Es interesante que menciones a William Blake que también incorpora en su trabajo mucha imaginería religiosa y tenía un control absoluto de su oficio. Controlaba cada aspecto de la producción de su trabajo.

Su esposa también ayudó.

'The rape of Africa' / © David Lachapelle

En la exhibición del MAC, hay una foto, 'The rape of Africa' (La violación de África); creo que en esta foto en particular los términos realismo e hiperrealismo cobran un nuevo significado. ¿Cómo lo ves tú? Siento que estas llevando el medio a un punto en el que se agota. Me da la sensación de que es posible que en el futuro esto cambie radicalmente tu forma de trabajar; que, por ejemplo, empieces a dedicarte a la fotografía documental.
No. He probado muchas formas de hacer fotografía a lo largo de mi carrera, he realizado muchos tipos de trabajo. Me interesa la fotografía documental, el fotoperiodismo. Mucha de la inspiración para The rape of Africa vino del fotoperiodismo. Pero no esa no es mi forma de comunicar.
Creo que tu trabajo transciende la categoría del Arte Pop. ¿Cómo lo definirías tú en relación a la producción actual dentro del arte?
De nuevo tengo que decir que el mundo del arte contemporáneo no es algo con lo que me relacione mucho. Hay mucho trabajo que no entiendo realmente y que tampoco me interesa entender. Hay algunas personas haciendo cosas que me interesan genuinamente; pero hay otras cosas que, pienso, se hacen explícitamente para los intereses del mercado. Cosas hechas para promover una carrera. Hoy en día la gente está más interesada en los precios de subasta y eso termina convirtiéndose en el parámetro de valor. Trato de mantenerme alejado de eso y concentrarme en lo mío.
El mundo de las artes es hoy en día un reflejo del 'star system' de Hollywood.

Muchas veces puede caer dentro de esa trampa.

'seismic shift' / © DAVID LACHAPELLE

Hay una fotografía que es un comentario sobre el estado del arte contemporáneo, llamada 'Seismic Shift' (literalmente Cambio o movimiento sísmico, podría traducirse también como Cambio radical). La imagen contiene piezas de casi todos los artistas más famosos de nuestros días. Hay dos cosas que me interesan sobre esta fotografía en particular. La primera es cómo se realizó y la segunda es qué estabas tratando de decir exactamente con ella.

Construimos un modelo a escala, que reproduce una sala de un museo en Los Angeles; el LACMA, que está muy cerca de mi estudio. El museo está construido en un área de pozos de brea, un área muy inestable. Incluso regularmente tienen que tomar muestras en el espacio del museo, porque hay tanto metano debajo que hay un gran riesgo de que se produzca una explosión. Es también el segundo lugar del mundo con mayor cantidad de huesos de dinosaurios. Entonces es gracioso pensar que el museo esta adjunto a el área de los huesos de dinosaurio. Hay, además, muchos cambios sucediendo en el mundo y el título de la foto ironiza eso. Esas imágenes y las del museo inundado, tratan finalmente sobre la propiedad del arte y el valor del arte. En el momento en el que suceda una inundación y el valor de la pieza se minimice, se convertirá tan solo en una balsa. Nuestras posesiones nos dan seguridad, ya sea el oro como en The rape of Africa o el arte en este; sin embargo, el lugar donde colocamos la seguridad no es realmente seguro. Es una ilusión de seguridad.

de la serie 'jesus is my homeboy' / © DAVID LACHAPELLE

Es, finalmente, un comentario sobre la ética capitalista. La acumulación de bienes como fin último.
Más bien sobre la codicia, pues no hay sistema perfecto. Es la codicia la que domina al planeta.
Una última pregunta, ¿sientes nostalgia de los inicios de tu carrera? ¿Te gustaría regresar a esos días?

Fueron buenos tiempos. Pero estoy viviendo buenos tiempos ahora también. Por supuesto que extraño a ciertas personas, pero todo era tan complicado en ese momento como lo es ahora. Parece menos complicado, te olvidas de todas las dificultades que tenías cuando eras joven; pero es finalmente lo mismo.


[Imagen de portada: MAC-Lima / Difusión]


David LaChapelle, fotografías 1984-2013 va desde el 22 de enero hasta el 13 de abril en el MAC-Lima [Av. Grau 1511, Barranco] de martes a domingo, de 10 a.m. a 6 p.m. Entrada: General S/.6; Preferencial S/.4 y los domingos S/.1.



Notas relacionadas en lamula.pe:

Warhol virtual

Muchas fotos, un único paisaje

Annie Leibovitz: Retratos de nuestro tiempo

La segunda generación del punk rock en fotos

¿Es Tao Liu el mejor fotógrafo callejero del mundo?


Escrito por

Andrés Hare

andres.hare@lamula.pe


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.