VacúnateYa!

foto: tlaxcala-int.org

Otro Nobel contra el TPP

Paul Krugman discrepa con Obama y advierte que el Acuerdo Transpacífico no busca otorgar monopolios a algunas industrias sobre derechos intelectuales.  

Publicado: 2014-03-05

De acuerdo con las informaciones que ha ido publicando LaMula.pe sobre el Acuerdo de Asociación TransPacífico (TPP por sus siglas en inglés) impulsado por EEUU, y en el cual está inmerso el Perú, es evidente que en ese país no hay un acuerdo cerrado a su favor. De hecho, las multinacionales aplauden las iniciativas, pero políticos de las naciones involucradas así como organizaciones civiles critican las negociaciones secretas, más aun luego de conocerse los borradores filtrados por Wikileaks. Y estos últimos no son los únicos que critican las negociaciones y, por consiguiente, al plan comercial de Barack Obama.

El año pasado, el Nobel de Economía Joseph Stiglitz señaló que el TPP es muy peligroso: "Si los negociadores crearan un verdadero régimen de libre comercio, que pusiera los intereses públicos por delante, donde la opinión de los ciudadanos comunes pesaran tanto como la de los lobbistas corporativos, yo podría ser optimista de que el resultado fortalecería la economía y aumentaría el bienestar social. Sin embargo, la realidad es que tenemos un régimen de comercio que considera primero los intereses corporativos y un proceso de negociación que es antidemocrático y no transparente". 

Ahora otro Nobel de Economía, Paul Krugman, también pone en el tapete el acuerdo. "No está nada claro que el TPP sea una buena idea. Y está aún menos claro que sea algo en lo que el presidente Obama deba invertir su capital político. En general, estoy a favor del libre comercio, pero me dejaría impasible e incluso un poco aliviado que el plan del TPP se esfumase sin más", dijo recientemente en su columna del New York Times.

¿Por qué Obama quiere sacar adelante el TPP? se pregunta el economista que estará pronto en Lima. En su opinión, el argumento económico es débil y considera más bien que esta terquedad sería reflejo de que en Washington se quiere volver a la década de los noventa. Pero muchas cosas han cambiado. 

A diferencia de antaño –anota– los actuales acuerdos comerciales tienen que ver en realidad con los derechos de propiedad (cosas como la posibilidad de hacer que se respete una patente o los derechos de autor de una película). Y lo mismo ocurre con el TPP.

"Se ha hablado mucho del TPP, y lo han hecho tanto sus defensores como sus detractores. A los primeros les gusta mencionar el hecho de que los países de la mesa de negociación representan alrededor del 40% de la economía mundial, con lo que quieren dar a entender que el acuerdo sería tremendamente importante. Pero el comercio entre estos países ya es bastante libre, de modo que el tratado no cambiaría tanto la situación. Por otra parte, los detractores describen el TPP como un gran complot y señalan que destruiría la soberanía nacional y transferiría todos los poderes a las corporaciones. Esto también es muy exagerado", agrega. 

"Lo que el TPP sí haría, no obstante, es aumentar la capacidad de ciertas corporaciones para reafirmar su control sobre la propiedad intelectual. Nuevamente, piensen en las patentes de los medicamentos y los derechos de las películas. ¿Es esto bueno desde un punto de vista mundial? No está claro. La clase de derechos de propiedad de la que estamos hablando también puede describirse como un monopolio legal", explica. 

Y si bien es cierto que las corporaciones (farmacéuticas, por ejemplo) que se beneficiarían de un mayor control sobre la propiedad intelectual serían, en su mayoría, estadounidenses, Krugman asegura que esto no significa que el TPP beneficie a EEUU en su conjunto. 

En resumen, no hay argumentos convincentes a favor de este acuerdo, ni desde el punto de vista mundial ni desde el nacional. Tampoco parece que haya nada parecido a un consenso político favorable al pacto, ni dentro ni fuera del país. Lo cierto es que el TPP puede quedar en nada, y si ello ocurriera, el economista dice que Obama no debe hacer un drama.

Cabe recordar que en la reciente reunión de los ministros de Comercio Exterior de los 12 países que involucra el TPP, que se llevó a cabo en Singapur, no hubo grandes avances -contra lo que esperaba Obama- y más bien hubo un entrampamiento mayor tras los desacuerdos entre Japón y EEUU en temas agrarios.

Mira la cobertura de La Mula sobre el TPP.

 


Escrito por

ALBERTO ÑIQUEN G.

Editor en La Mula. Antropólogo, periodista, melómano, viajero, culturoso, lector, curioso ... @tinkueditores


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.