(Desde Madrid) Los pueblos indígenas son vulnerables al cambio climático, más aun en Perú. Y entre ellos los son más las mujeres, pero a la vez son ellas también las más resilientes. Representantes de ellas concentradas en la Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas del Perú (Onamiap) están en la COP25 con el propósito de visibilizar las demandas y propuestas de las mujeres indígenas andinas y amazónicas en su lucha contra los impactos del cambio climático:. 

Ellas participaron del evento 'Mujeres indígenas, defensoras de primera línea en la lucha contra el cambio climático', en el que junto con mujeres originarias de otros continentes compartieron sobre su importante rol y contribuciones en la transferencia del conocimiento indígena y también defendiendo, gestionando y conservando sus bosques.

"Las mujeres indígenas somos parte de nuestros territorios, nos identificamos como hijas de la madre naturaleza y vivimos en armonía con ella. Es por ello que la lucha para combatir los impactos del cambio climático es uno de los ejes estratégicos de Onamiap. Desde nuestra fundación, hemos ligado esta problemática con la vulneración de nuestros derechos territoriales como pueblos indígenas. Porque es en nuestros territorios donde sufrimos los mayores impactos, y donde de manera colectiva realizamos prácticas de adaptación y mitigación desde nuestros saberes y prácticas ancestrales", señala Melania Canales, presidenta de la organización indígena peruana.

Ella asegura que la seguridad jurídica territorial es una condición indispensable para frenar los impactos del cambio climático, pues las mujeres y pueblos conocen mejor que nadie su territorio.

"Nuestra propuesta es el reconocimiento de los territorios ancestrales integrales, como pueblos indígenas, que incluya las fuentes de agua, los bosques, el subsuelo y, sobre todo, el respeto a nuestra libre determinación, para decidir nuestro propio modelo de vida, desarrollar actividades sostenibles y rechazar las actividades extractivas dentro de nuestros territorios, en tanto depredan nuestros territorios y ponen en riesgo la vida e integridad de nuestros pueblos, y además aceleran los impactos del cambio climática", explica.

En un país tan diverso culturalmente como el Perú, el enfoque de interculturalidad para cualquier política pública es fundamental. Por ello, una de las preocupaciones centrales de Onamiap es hacer efectivos los enfoques de interculturalidad y género en todas la políticas, programas y normas relativos al cambio climático, a fin de garantizar el ejercicio de derechos de los pueblos y las mujeres indígenas. 

"Necesitamos que el Estado y la sociedad civil comprendan y valoren los impactos diferenciados que nos afectan y los roles que cumplimos las mujeres indígenas en defensa de los territorios, la identidad cultural y los saberes y prácticas ancestrales de mitigación y adaptación, para recibir atención y garantizar presupuestos. Supusimos que la aprobación del Plan de Acción de Género y Cambio Climático nos encaminaría en esa dirección. Pero a más de tres años de su aprobación, este plan no se implementa", advierte la representante indígena.

Onamiap reconoce y visibiliza los roles de las mujeres indígenas en la lucha climática. Lleva la voz de las mujeres indígenas desde las bases, sus visiones, sentires, saberes y prácticas, mientras fortalece sus capacidades y forma nuevas lideresas. En todos estos procesos, la autoidentificación como indígenas es esencial.

Cabe indicar que el gobierno peruano, a través del Ministerio del Ambiente, acaba de finalizar un proceso de diálogo intercultural para aprobar el reglamento de la Ley Marco de Cambio Climático promulgada en 2018. Si bien ha habido más de un centenar de acuerdos entre el Estado y las federaciones originarias, los indígenas consideran que algunos aspectos no fueron aceptados pero valoran que una de sus propuestas haya triunfado. "Logramos que el Perú se convierta en el primer país del mundo en contar con una Plataforma Climática Indígena, un espacio que permitirá valorar, reconocer y difundir la contribución de los saberes y prácticas indígenas a la gestión integral del cambio climático, conforme a lo establecido en el Acuerdo de París. Es indispensable ahora implementar esta Plataforma a la brevedad posible", resalta. 

Las mujeres indígenas piden al Estado peruano que garantice la participación efectiva de las organizaciones indígenas, respetando sus diversas estructuras orgánicas propias y sus procesos de toma de decisiones, sin que estos estén supeditados a cuestiones, entre otras, presupuestales o de tiempo. 

Asimismo, que incorpore la soberanía alimentaria como un factor importante para la adaptación; la mención explícita del rol fundamental de las mujeres indígenas y la inclusión de las organizaciones indígenas en la Comisión Nacional de Alto Nivel sobre Cambio Climático. Y que promueva la participación efectiva de las mujeres indígenas en los espacios de diálogo, participación y consulta previa, reconociendo sus roles, para garantizar que sus demandas diferenciadas sean incluidas en la toma de decisiones. 


La visión del Estado peruano

La participación de los pueblos indígenas en la construcción de políticas públicas pone en valor sus aportes, desde sus propios saberes y prácticas culturales; y al mismo tiempo, dota de legitimidad a las decisiones gubernamentales, afirmó la viceministra de Interculturalidad del Perú, Angela Acevedo.

“Cuando se toma en cuenta la cultura de otras personas, se construye democracia, porque los pueblos indígenas u originarios están directamente involucrados”, remarcó Acevedo durante el certamen “Incorporando los enfoques de género, intercultural e intergeneracional en la acción climática”, que se desarrolló en el Pabellón Euroclima de la COP25.