Este 15 de mayo hubo múltiples protestas a lo largo de distintos estados federales en Brasil por los recortes en las inversiones en educación implementados por el gobierno ultraderechista encabezado por el exmilitar Jair Bolsonaro. Decenas de miles de estudiantes universitarios, profesores y del personal de servicio de instituciones educativas federales convocaron las marchas que reunieron a un centenar de personas. También se sumaron numerosas escuelas y universidades privadas. 

Los recortes incluyen el 30% del presupuesto para instituciones federales. Afectan además a las guarderías e instituciones preescolares. Por otro lado, las becas a estudiantes serian eliminadas y los pagos de servicios básicos también estarían comprometidos.

“Saquen las manos de la educación”; “O detienen recortes o paralizamos Brasil”; “Libros sí, armas no” (a propósito de la flexibilización de la portabilidad de armas dada por el gobierno), fueron algunas de las frases que coreaban los manifestantes. Previamente, el 6 de mayo ya había sucedido una pequeña protesta de estudiantes y profesores en Rio de Janeiro frente a un colegio militar que recibió de visita al presidente.

El controvertido gobierno brasileño se sigue ganando el rechazo de la ciudadanía, el descontento aumenta con cada decisión de Bolsonaro que va en contra de los derechos de millones de brasileñas y brasileños.