Tras varias semanas de intenso debate en todo el país con un proceso histórico que incluyó ponencias de diversos sectores de la sociedad, tanto a favor como en contra, el proyecto de ley que establece la despenalización del aborto en la República Argentina fue aprobado este jueves en el Congreso de Diputados, dando así el que puede ser el penúltimo paso para que esta iniciativa se convierta por fin en ley.

La jornada maratónica, calificada de histórica, logró un triunfo en la lucha por los derechos de las mujeres con el voto de 129 parlamentarios a favor, 125 en contra y solo una abstención, cifras que mantuvieron en vilo al país durante toda la madrugada hasta el último minuto.

Pero lo extenso de la sesión se debió a que se le dio el uso de la palabra a cada uno de los legisladores, por lo que todos tuvieron derecho a expresar su postura dentro de los límites del respeto. O bueno, casi todos, pues no faltaron quienes aprovecharon la tribuna para intentar disminuir el nivel de debate y apelar nuevamente a justificaciones que tenían poco que ver con temas de salud pública.

Aquí solo un recuento de algunas de las mejores y peores intervenciones durante el debate.



Gabriela Cerruti

"Yo a veces me pregunto de qué estamos hablando, de qué estamos discutiendo. Por qué no aceptamos los desafíos de las pibas, de les pibes que nos piden que nos desconstruyamos, que podamos repensarnos, que podamos darnos cuenta que el patriarcado ya se cayó, solamente no nos dimos cuenta. Todavía no queremos asumir que ya cayó, y lo hizo porque esos pibes que están en la calle están desencallando el futuro para volver a pensar en una sociedad con derechos (...) Las mujeres sabemos que somos el poder, que está en nosotras. Relájense, el único palacio de invierno que queremos conquistar es el de nuestra vida, la única Bastilla que queremos es la de aquellos que nos impiden llevar adelante nuestros sueños y deseos". 


Hugo Yasky

"Si hay algo que va a convertir en una jornada histórica el día de hoy, es la inmensa movilización que rodea todavía a estas horas y con esta temperatura este gran edificio (...) Este debate llegó al Congreso por ese sujeto colectivo que representan las mujeres, las compañeras trabajadoras, las estudiantes, las amas de casa, que han tomado la bandera de luchar contra una ideología que se expresa en eso que llamamos patriarcado".


Agustín Rossi

"Quiero hablar de los que están afuera. Ese enorme colectivo de mujeres que nos sensibiliza, que nos emociona. Siempre la historia ha sido movida por la lucha entre los opresores y los oprimidos. Y nadie más que ese colectivo de mujeres representando esa lucha. Ellas vienen a romper el status quo, ha decirnos que lo que venía funcionando hasta ahora está mal, vienen a reclamar derechos, a pararse desde el lugar de la lucha y que solamente la lucha de ellas podrá llevarlas al máximo lugar de igualdad".


Pero también hubo intervenciones realmente sorprendentes al interior de un congreso nacional. Entre las más increíbles (por lo difícil que cuesta creer que alguien de la capacidad de sus oradores pudiera tener un micrófono delante) Nicolás Massot, que se atrevió a comparar la propuesta con el genocidio que vivió la Argentina durante la dictadura.

En medio del debate se refirió directamente al diputado Juan Cabandié, hijo de desaparecidos que nació en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), que durante la dictadura funcionó como centro de tortura. "¿Vos dónde estás hoy Juan, dónde estás parado?".


Las respuestas no demoraron. Victoria Donda fue de las más directas.

Nos cuesta mucho como argentinos y argentinas mirar a ese mundo desarrollado al que siempre nos queremos parecer porque tenemos un gen autoritario que pone a la mujer en un lugar de encierro para criar sus hijos. ¿Qué proyecto más perverso que nos llevó a tener mujeres secuestradas, desaparecidas y obligadas a parir como si ese útero fuera un botín de guerra y el resultado fuera también un botín de guerra? Si alguno quiere hablar de la dictadura, que venga y que me cuente".


El mismo Juan Cabandié respondió también.

"A mí me parece que ese diputado joven tiene la posibilidad de cambiar esas posturas conservadoras que lo llevó a hacer reflexiones llamativas, como por ejemplo intentar forzar un paralelismo entre terrorismo de estado y esta ley que es una ampliación de derechos. Lo que se cometió fue un negacionismo, porque al plantear que 'nunca nos animamos a tanto' refiriéndose a la dictadura, es desconocer (...) ¿Dónde estoy parado? Del lado de las mujeres que desean tener derecho sobre sus cuerpos y de las que también necesitan sus partos deseados en lugares lugares".


Horacio Pietragalla fue más allá y lo llamó 'desubicado para la democracia' por esa comparación.

"Me sorprendió escucharlos en primera persona cuando hablaba de otros tiempos que no eran los democráticos. Después que me pasen el número de despecho que le mando el Nunca Más para que vea que en esa época hubo cosas terroríficas, porque habló de que no había habido tantas cosas peores, yo qué sé. Un desubicado para la democracia".


Pero Massot no fue el único. El representante de Tucumán José Orellana también se refirió a la época de la dictadura y las mujeres que dieron a luz en los centros de tortura.

"Muchos que tienen pañuelos verdes hablaron de la ESMA pero si las mujeres que parieron allí hubieran abortado, algunos de los que están sentados acá no hubiesen sido diputados".


El diputado Alfredo Olmedo se arrogó el derecho para hablar en nombre de la gente más pobre asegurando que ellos 'no abortan' porque tiene valores, negándose a reconocer que precisamente los abortos clandestinos, a los que incurren las mujeres con menor recursos, son los más peligrosos.

"Plantearon un aborto seguro: lo seguro es que se muere un chico. Y cuando hablan de gratuito, gratuito no hay nada. Lo pagamos todos con nuestros impuestos (...) ¿Vamos a pedirle la plata al FMI para pagar los abortos? Yo no voy a permitir eso (...) La gente humilde tiene valores y no aborta. No le hace falta la clandestinidad porque le da valor a su hijo. Están haciendo una Ley amparados en los pobres para para los ricos (...) Si sale la ley, estoy pidiendo un cementerio para las víctimas del aborto. Voy a ser muy duro: los tendrán que cremar a los chicos para que ninguno haga negocio con un chico muerto. En el país de las libertades, no podemos vivir en libertinaje". 


Pero sin duda una de las más comentadas fue la intervención de Estela Regidor, que comparó los embarazos de las mujeres con los de las perras.

"Yo soy protectora de animales. Seguramente muchos de ustedes tendrán en su casa mascotas. ¿Qué pasa cuando nuestras perritas quedan embarazadas? No la llevamos al veterinario a que aborte. Lamentamos, pero inmediatamente salimos a buscar a quien regalarle los perritos (...) Si fuéramos un poquito más animales, no le mataríamos a nuestras crías. Las criaríamos comos sea".


Finalmente (y felizmente) la última intervención llegó con un emotivo discurso de Silvia Lospennato, quien casi al borde de las lágrimas resaltó que esta iniciativa nació de la misma ciudadanía.

"A las sororas, esta multipartidaria de mujeres que llegó para quedarse en la política argentina, unidas en nuestra diferencia pero siempre a favor de las mujeres. A las mujeres en sus casas, a nuestras madres y a nuestras hijas. Que el aborto sea legal, seguro y gratuito. Que sea ley".


El final de la historia ya es conocido. Queda solo el paso del Senado y todo parece augurar que finalmente el aborto legal, seguro y gratuito, será una realidad en Argentina y un ejemplo a seguir en el resto de la región.


Notas relacionadas en LaMula.pe

El Congreso argentino aprueba legalizar el aborto en una votación histórica

Ricardo Darín se une a actores argentinos para pronunciarse a favor de despenalizar el aborto

Se inicia en Argentina debate legislativo para despenalizar el aborto