"¡No, es no!", gritaron miles de mujeres este miércoles en Santiago en una multitudinaria marcha convocada por estudiantes en contra del abuso sexual y la violencia machista, en medio de una renovada ola de feminismo que envuelve a Chile. 

La instauración de una "educación no sexista" y el fin de la "violencia machista" son las nuevas banderas de lucha de los estudiantes chilenos, tras una serie de casos de abuso sexual contra mujeres y arraigadas prácticas en las facultades y escuelas de esa nación.

Las primeras movilizaciones empezaron en abril pasado en la Universidad Austral con una denuncia de acoso sexual contra uno de los profesores. Desde entonces, casi una veintena de facultades y escuelas, entre ellas la de derecho de la Universidad de Chile -la más antigua y prestigiosa del país- se sumaron a esta movilización.

Si antes el lema de las marchas era exigir "educación pública, gratuita y de calidad", lo que hoy reúne a los estudiantes chilenos es la instauración de un protocolo único, expedito y eficiente de atención de denuncias de abuso sexual en el ámbito educacional.

Además, la capacitación de profesores, estudiantes y funcionarios en temas de feminismo e igualdad de género, junto a cambios en las mallas curriculares de las distintas carreras para incluir una mayor cantidad de mujeres tanto en las nóminas de académicos como en las bibliografías de estudios.

A nivel nacional, se exige una ley para sancionar el acoso sexual callejero que se sume a la que ya sanciona el acoso sexual laboral, y un aumento a las penas para los crímenes cometidos en contra de las mujeres. Hasta el 16 de mayo, se contabilizaban siete feminicidios consumados y 50 frustrados, mientras que en 2017, al menos 44 mujeres murieron en Chile en manos de sus parejas o exparejas.

 

(Fotos: ahoranoticias.cl)