El físico británico Stephen Hawking, una de las mentes más brillantes de la ciencia contemporánea, falleció este martes en su casa de Cambridge a los 76 años, pero el legado que le deja el mundo es imborrable, porque este genio de voz metálica tuvo la valentía de decir lo que muchos científicos no se atrevían, y lo hizo con determinación y hasta con sentido del humor, si el tema lo ameritaba. Cuando tenía 21 años se le diagnosticó un tipo de Esclerosis Lateral Amiotrófica. Y durante medio siglo se empeñó en llevar una vida normal. Lo logró, prueba irrefutable de su excepcionalidad.

Hawking era un convencido de que los humanos deben conquistar el espacio para sobrevivir como especie, y también del peligro que implica el desarrollo de la inteligencia artificial, entre otros temas de primer orden en el mundo de la ciencia. En suma, era un divulgador nato, pese a sus limitaciones para poder comunicarse. Le gustaba que le digan profesor, pero sus enseñanzas trascendían el umbral de lo académico.

El astrofísico más famoso del mundo, nacido en Oxford en 1942, fue una fuente de inspiración para millones de personas, destacó miércoles la Universidad inglesa de Cambridge, y deja al mundo "un legado imborrable". Sus teorías más impactantes giran en torno a la relatividad general y los agujeros negros, que ayudó a probar la idea de que hubo una Gran Explosión o Big Bang al principio de todo.

"El profesor Hawking fue una persona única que será recordada con cariño y afecto no solo en Cambridge, sino en todo el mundo. Sus contribuciones excepcionales al conocimiento científico y a la popularización de la ciencia y las matemáticas han dejado un legado indeleble. Su personaje fue una inspiración para millones", dijo Stephen Toope, vicerrector de la referida universidad.

"Su valentía y persistencia, y también su humor y brillantez, inspiraron a gente de todo el mundo", afirmaron los hijos del científico en un comunicado.

"El universo no sería gran cosa si no fuera hogar de la gente a la que amas", dijo en alguna oportunidad Hawking. Es una frase que lo resume bien, según su familia y la que gente que lo conoció de cerca. 

La primera ministra británica, Theresa May, describió al físico como una "mente brillante y extraordinaria" y "uno de los grandes científicos de su generación". "Su coraje, humor y determinación para aprovechar al máximo la vida fue una inspiración. Su legado no será olvidado", añadió.

El inventor de la web, Tim Berners-Lee, escribió en su cuenta de Twitter que el mundo perdió "una mente colosal y un espíritu maravilloso", mientras que su colega y amigo James Hartle, lo recordó así en declaraciones a la BBC

"Tenía una capacidad maravillosa para ver todo el desorden que hay en física y ver cuáles eran los puntos esenciales [...] Mis recuerdos sobre él estarían en dos frentes, primero nuestro trabajo juntos como científicos y, segundo, como ser humano, cuya historia es de triunfo ante la adversidad". 

Neil deGrasse Tyson, uno de los divulgadores científicos más célebres del mundo, dijo en Twitter que la muerte de Hawking deja "un vacío intelectual en su estela". "Pero no está vacía. Pensemos en ella como una especie de energía de vacío que impregna el tejido del espacio-tiempo y que no se puede medir".

La NASA destacó que las teorías de Hawking abrieron un universo de posibilidades que ellos y el mundo siguen explorando. "Que sigas volando como Superman en microgravedad, como dijiste a los astronautas en Estación Espacial en 2014", dijo al agencia espacial estadounidense en un tuit.

"Espacio, aquí vengo. Recordando al mundialmente reconocido físico Stephen Hawking, que nos mostró que no hay límites para alcanzar nuestros sueños. Nuestros pensamientos están con su familia", tuiteó precisamente la Estación Espacial en homenaje al físico inglés.

Y así com estas, la partida del profesor Hawking generó innumerables muestras de cariño y reconocimiento en personalidades e instituciones de todo el mundo.

Lee también:

El físico Stephen Hawking muere a los 76 años