La cuarta marcha que se desarrolló el 11 de enero en Lima y en provincias ha movilizado a miles de ciudadanos peruanos indignados. Ellos reclaman el respeto de la institucionalidad democrática y la lucha frontal contra la corrupción, caiga quien caiga. Por ello, además de rechazar el indulto -supuestamente humanitario-otorgado a Alberto Fujimori, que lo absuelve de los delitos de lesa humanidad por los que purgaba una sentencia de 25 años, el reclamo también era contra el jefe de Estado, no solo por generar la liberación de un exdictador sino porque consideran que es corrupto. Cusco no fue la excepción.

Jóvenes y adultos, mujeres y varones, del campo y de la ciudad, campesinos e intelectuales, docentes, universitarios, dirigentes sindicales, colectivos sociales, entre otros recorrieron las principales calles cusqueñas de manera pacífica desde las 4 de la tarde hasta las 10 de la noche. Adriana Peralta, fotógrafa cusqueña, estuvo en la manifestación ciudadana y comparte con LaMula algunos de sus registros fotográficos.