El Gobierno, a través del Decreto Supremo N° 093-2016-PCM, aprobó el estado de emergencia por 30 días en la provincia de Chumbivilcas (Cusco), con el objetivo de que las fuerzas de orden (Policía Nacional y Fuerzas Militares) garanticen la tranquilidad en esa zona. 

Como se recuerda, el pasado 9 de noviembre los habitantes Quiñota, junto a los de Pumallacta y Collona, tomaron un asentamiento minero de la empresa Anabi, a raíz de la suspensión del diálogo entre ambas partes. Posteriormente se reportó un incendio que destruyó cinco pabellones de la firma minera. 

A su vez, la agencia Andina ha informado sobre la destrucción de la empresa prestadora de servicios de agua potable en Santo Tomás. Estas serían las razones por las cuales el Ejecutivo habría decidido decretar la medida de excepción. Así, el Gobierno considera que los frentes de Defensa actúan contra la población y autoridades ediles que desean dialogar. 

Durante el  estado de emergencia  los derechos constitucionales relativos a la libertad y seguridad personales, la inviolabilidad de domicilio y la libertad de reunión y de tránsito en el territorio, quedan suspendidos. 

Medida innecesaria

Para Jaime Borda, periodista y director de Derechos sin Fronteras, la medida decretada por el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski es innecesaria, ya que el martes se había anunciado retomar el diálogo. 

"Estaremos atentos a cualquier situación de abuso y/o excesos de la PNP y el Ejército en contra de la población local, por lo pronto se restringen algunos derechos como el de reunión, movilización entre otros", escribió en su cuenta de Facebook

[Foto de portada: Andina]

Lee también: 

Cusco: Saquean e incendian asentamiento de minera Anabi en Chumbivilcas