vota informado, pe

Reseña: 'Bravo Zulu', buen comienzo y buen trabajo de Submarino

‘Bravo Zulu’ es un código náutico que significa “buen trabajo”. Mejor título el disco no podría tener pues lo primero que resalta al escucharlo es el cuidado y cariño puestos en la construcción y arreglo de esta colección de canciones.

Publicado: 2015-09-19

Submarino nació como un vehículo para las canciones de Esteban Bertarelli. El proyecto fue pensado en un principio como un colectivo de músicos amigos que no tendrían que ser necesariamente los mismos todos los conciertos. Los amigos iban entrando y saliendo, dependiendo de la noche, acompañando a su líder a tocar sus canciones. Algo parecido a lo que hacen los de Broken Social Scene o lo que hacía Built to Spill en sus comienzos. 

Con el tiempo se fue asentando una formación fija, y Submarino se fue transformando más en lo que se suele entender como una “banda”, con Esteban (voz y guitarra), Kevin Muguerza (guitarra), Bronto Montano (bajo), Fernando Casanova (trombón), y Mauricio Pandzic (bateria). Esta formación es la que, finalmente, firma como Submarino esta placa. 

Existe entre varias bandas nacionales un descuido en el proceso de escribir y sacarle brillo a las letras y las melodías de las canciones. Eso es lo que hace especial a Submarino y a ‘Bravo Zulu’. Este disco es la obra de alguien que se toma muy en serio esto de hacer canciones, que no necesariamente tiene que ser exactamente lo mismo que ‘hacer música’. 

Hay una urgencia un poco más ‘verbal’, si cabe el término, de expresarse dentro de los confines de una melodía. Bertarelli se atreve a jugar con las palabras, y a darle con su atención al detalle un vuelo más alto a los sentimientos de despecho, frustración y cinismo que funcionan como fuerza motriz del álbum. Es clara la influencia de bandas indie igual de ‘verbosas’ y que tratan los mismos temas y rangos emocionales, como Los Planetas y Belle & Sebastian. 

 Otro punto elevado del disco son sus valores de producción y la solidez de la banda ejecutando los arreglos propuestos. Trombones, teclados, y sobre todo, mil guitarras en diferentes frecuencias, tipos de rasgueo y distorsiones adornan las nueve canciones presentadas. A pesar de toda la paleta de sonidos desplegada no hay una nota que se sienta de sobra.

‘Bravo Zulu’ es un ejemplo claro de la búsqueda interminable del hombre por la perfección pop. Porque, sí, lo de Submarino es pop. Indie pop de guitarras distorsionadas con toques psicodélicos y referencias oscuras, pero pop al final de todo. Algunos pensarán que este término es una mala palabra, pero no hay razón para que ella sea tomada así y este disco es una gran prueba de ello. 

A pesar de eso, no rehuyen a la experimentación. Pocas canciones del álbum tienen un coro con todas las de la ley pero por esta fibra pop, por lo pegajoso de las melodías, no te das cuenta de eso. La referencia de hace un momento a Belle & Sebastian (que se nos viene en un mes) no es gratuita. Bertarelli usa un recurso parecido al de Stuart Murdoch al brindarle un tipo de “luz” melancólica a los oscuros temas de las canciones, que tal vez en manos de un compositor menos talentoso terminarían siendo monotonía emo autocomplaciente.

Claro ejemplo de esto es el crescendo de "¿No es lo que te encanta?", la canción que abre el disco. Guitarras que comienzan trazando evocadores arpegios y terminan en una explosión de distorsión, siempre guiados en el fondo por la misma melancólica linea de trombón. Todo sostenido por una batería que poco a poco va aumentando en violencia e intensidad. Y así continua. 

Es curioso que en un disco donde tal vez lo más destacable sea el talento para escribir letras del autor, la canción mejor compuesta no le pertenezca. Jorge Pajares, un amigo de Bertarelli, compone 'El Oso Rumano', un pequeño himno a la desesperanza y a los osos polares de Alaska

Decimos que ‘tal vez’ sea la mejor de la colección por la canción que le sigue, ‘Henry Kissinger’, el “hit”, que habla sobre una chica llamada Lana y la paz armada y el consumo indiscriminado de estupefacientes, sobre bombas nucleares, migraciones internas y el nacimiento del rock & roll, todo bajo un manto de distorsión lo-fi sacado de ese manual del ruidismo pop que es el ‘Psychocandy’ de Jesus & Mary Chain.

La voz de Esteban es frágil y algo tenue, pero al estar siempre ahogada en reverb esta característica, que podría ser una desventaja, se transforma en un recurso expresivo más del álbum. Este efecto honor al nombre de la banda, la voz parece grabada a mil leguas bajo el mar y este sonido es importante en la definición del universo del disco. Tal vez sí se pasaron un poco de la mano con este efecto en algunas canciones como "Burgesía Ilustrada", que por lo demás es genial. En este caso específico el reverb y el eco le dan a la voz una característica plástica que no cohesiona bien con la banda y los arreglos que la acompañan.

Cierran el disco con un experimento, "larga distancia", con sus ritmos de secuenciador y un tratamiento de la voz y melodías más etereas. Un pequeño homenaje, tal vez, a lo que venían haciendo bandas como Silvania en el pasado del indie peruano.

Esperamos escuchar de nuevo de Submarino en el futuro. Si eso pasa, no será en un futuro cercano, eso sí. Esteban, pocos días después del concierto de presentación del disco, ha partido a Londres a continuar su vida academico-diplomática por lo que ‘Bravo Zulu’ termina siendo un poco también una carta de despedida a Lima, por el momento. Se le desea lo mejor a este talentoso ser.

Puedes escuchar el disco aquí


Enlaces Relacionados:

Reseña: Jean Pierre Magnet & Serenata de los Andes / Fanqui Mamacha y un acercamiento al cielo


Reseña: The Chemical Brothers / Born in the Echoes y el recuerdo de los hits noventeros

Belle & Sebastian llega a Lima

Crónica: Clap Your Hands Say Yeah en Lima


Los Planetas orbitan el Perú

The Jesus And Mary Chain - Just Like Honey



Escrito por

Nayo Aragón

nayo.aragon@lamula.pe


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.