Un sector de la ciudadanía de Islay rechaza a Southern Copper y su proyecto minero Tía María. Algunos acusan a grupos y teorizan acerca de supuestas conspiraciones en contra de la minería en el Perú. Pero lo objetivo es lo siguiente. En enero del 2015, la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental pidió dos años y medio de pena privativa de la libertad y el pago de una reparación civil de 1 millón de dólares para el presidente ejecutivo de Southern Perú, el mexicano Óscar González Rocha por el delito de contaminación ambiental en el mar de Ilo. Hasta el momento, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) ha multado 14 veces a la empresa por un monto total de 530, 745 dólares.

Lee también:

- Tía María: Proyecto minero del Grupo México fue suspendido en España.

- 6 claves para entender el conflicto por Tía María.

foto: cuarto oscuro

Y si rastreamos el origen de la empresa, encontramos que Southern es parte del Grupo México (GM), una compañía cuestionada por casos de contaminación ambiental. El 6 de agosto del 2014, Buenavista del Cobre, empresa del GM, derramó 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre a los ríos Bacanuchi y Sonora en México. La Comisión Permanente que se formó consideró que este es un caso de ecocidio, ya que el derrame también ha afectado las actividades ganaderas y agrícolas en la zona. Este lunes 20 de abril, el Poder Judicial de este país admitió a trámite la demanda en contra de GM para que repare el daño ambiental ocasionado.

Como señala el diario La Jornada, por este caso, hasta el momento el GM ha pagado una multa de 40 millones de pesos impuestos por el gobierno federal y depositó 2 mil millones de pesos en un fideicomiso. La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente de México ha estimado que el costo por el derrame es de 1, 800 millones de pesos. Greenpeace consideró que el daño ambiental en la zona es irreversible.

A pesar de todo esto, el GM dice en su página web que están forjando "el presente y futuro con base en el Desarrollo Sostenible". "Llevamos a cabo todas nuestras operaciones bajo un estricto respeto al medio ambiente y buscando el progreso y desarrollo de nuestra gente", afirma. La realidad refleja, al menos, una contradicción en todo esto.

¿Y quien es el dueño de esta compañía? En su página web se indica que el presidente del GM es el mexicano Germán Larrea Mota-Velasco, un hombre misterioso, ya que es el segundo más millonario de su país, pero pocos lo reconocerían si lo ven por la calle.

foto: presidencia de la república de méxico

En setiembre del 2014, Forbes México le dedicó un artículo debido a su aparición en público junto al presidente Enrique Peña Nieto. "El hombre que pocas veces es visto en público, el hombre del que apenas y se conoce una foto, se dejó ver", señaló la revista. Según Forbes, la fortuna de Larrea es de 15, 700 millones de dólares. Y cuando quisieron entrevistarlo para que responda sobre los cuestionamientos a sus empresas, desapareció.

Así se comporta el presidente del GM, pero las empresas que tiene hablan por él. Casos de contaminación ambiental en México y el conflicto por el proyecto minero Tía María de Southern Copper en Perú. El semanario Proceso de México publicó la semana pasada un artículo titulado "Grupo México exporta a Perú… huelgas, muertos, contaminación y corrupción", en el que daba cuenta del conflicto en Islay, Arequipa. Desde México, están atentos a las operaciones del GM en nuestro país. Hay motivos para desconfiar.


Notas relacionadas en LaMula.pe:

Tía María y la "mano dura" de Pedro Cateriano.

Manuel Pulgar Vidal: "Tía María no será consultada".

Inicio de operaciones de Tía María se posterga para finales del 2017.

Pulgar Vidal sobre Tía María: "El Perú tiene experiencia en minería a tajo abierto".

Alejandro Toledo: "Es riesgoso depender de las actividades extractivas".

Yamila Osorio sobre Tía María: "No vamos a permitir ningún proyecto que le haga daño a la agricultura".