consume cannabis

foto: larepublica.pe

El Corredor Azul y la mala prensa

"No he escuchado a nadie, ni al más quejoso, ni al más virulento de los usuarios decir que quiere volver al sistema de combis", dice Rosa María Palacios.

Publicado: 2014-09-04

Todo cambio de hábito es complicado, y en el caso del Corredor Azul, como parte de la reforma de transporte en Lima, esto se evidencia, pero en opinión de la periodista Rosa Maria Palacios la conciencia de que el sistema anterior no podía ser peor y que no se puede volver ya se va formando en nuestra conciencia. Sobre ello escribe en su columna de hoy en diario Exitosa, que compartimos.  

El Corredor Azul, el primer corredor del nuevo sistema de vías troncales de Lima, nace bajo una ola de mala prensa. Vemos reporteros que su­ben a los buses desesperados por encontrar testimonios de pasaje­ros en contra del nuevo servicio. La TV se llena de colas, falta de buses, confusiones y reportajes después de las 11 pm (cuando el servicio cesa y la prensa, que habi­ta la Av. Arequipa aún trabaja).

Todo lo negativo que se pueda mostrar se ha mostrado. Y está bien que así sea. Porque lo más relevante tal vez sea lo que no se dice ni se pregunta a los atribulados pasaje­ros. No he escuchado a nadie, ni al más quejoso, ni al más virulento de los usuarios decir que quiere volver al sistema de combis. Ni siquiera los transportistas que han saboteado sistemáticamente la reforma se atreven a decir que ellos ofrecían un mejor servicio.

Las quejas van sobre el servicio actual: más buses, más frecuencia, más paraderos, patios, sistema de tarjetas, pero nadie ha pedido la abolición del sistema de concesio­nes y reducción de rutas. No hay nadie que diga que estaba mucho mejor servido en el sistema de afi­liación donde ningún transportista pudo acumular capital jamás, y la “empresa” era un cascarón comi­sionista al que se afiliaba un bus con único propietario. Unidad que, además, se trompeaba en las pistas, a toda velocidad, por pasajeros en vez de obtener su ganancia por kilómetro recorrido.

Esto ya es un gran avance. La conciencia de que el sistema anterior no podía ser peor y que no se puede volver ya está entre nosotros. Esa sola convicción no se logra en unos días. Es un traba­jo de meses y años que ya se hizo y aquí está el resultado.

¿Que va a demorar? Por supuesto. En todas partes hay subsidio estatal al transporte público. Aquí no. Lo poco que pone al inicio la MML se perderá en el tiempo. Empresas sin capital, tienen que empezar un proceso de acumulación que les permitirá mayor acceso al crédito, economías de escala, rentabilidad real y por tanto mayor inversión y mejor servicio.

¿Y los hábitos? Nada más difícil de cambiar que un mal hábito. Parte de ser ciudadano es entender que el otro existe y que por el bien de todos, el orden es indispensable.


Escrito por

ALBERTO ÑIQUEN G.

Editor en La Mula. Antropólogo, periodista, melómano, viajero, culturoso, lector, curioso ... @tinkueditores


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.