#CómoSalimosDeEsta

imagen: EBLOGTXT

“La cultura judía: Una de las fuentes de la creatividad humana”

El crítico y antropólogo Pablo Del Valle, cuenta las historias que le hicieron amar y admirar a escritores judíos.

Publicado: 2014-08-04

La acción militar de Israel sobre territorio palestino y la crueldad que ha caracterizado esta acción a base de bombardeos que no ha respetado ni escuelas para refugiados ni hospitales bajo protección de la ONU, ha despertado alarma en el mundo.

Israel justifica sus acciones argumentando sobre la necesidad de dar seguridad a las ciudades israelíes, que han recibido el impacto de cohetes lanzados por Hamás, organización sindicada como terrorista por los organismos internacionales.

En medio de la indignación por las muertes de inocentes, y el debate en que se enlazan quienes se alinean en la postura israelí o palestina, el antropólogo Pablo Del Valle plantea la necesidad de distinguir entre el ejército israelí dirigido por un gobierno de extrema derecha, y los judíos. Del Valle recuerda la frase del historiador británico Eric Hobsbawm: “por lo que hace Israel terminamos pagando todos los judíos”.

El alegato de Del Valle, presentado en su cuenta de Facebook como un homenaje a los escritores judíos que admira, pugna no sólo por alejar el fantasma de antisemitismo que asoma en muchas de las reacciones contra el tratamiento que Israel propina a Palestina, sino también por desbaratar la acusación de antisemitismo que muchos defensores de Israel usan contra quienes simpatizan con la causa palestina. Del Valle valora las realizaciones literarias de escritores judíos que han inspirado su imaginación y sensibilidad durante años. Compartimos a continuación su texto al completo:

Quiero hacer un homenaje a los escritores judíos que admiro. Empezaré por Franz Kafka, cuya madre, Julie Löwy, era de una familia de rabinos de gran prestigio en las comunidades hebreas. En los últimos tiempos, mi exploración de la obra literaria de Franz Kafka se ha dirigido hacia zonas que nunca antes había atendido, en realidad ha sido un movimiento de giro hacia el relato "El jinete del cubo", pero se ha detenido en el relato "El examen", y también "El trompo", pues gracias al brillante libro de Roberto Calasso que lleva por título "K." y otro estudio de Sultana Wahnón, la lectura e interpretación de Kafka en las primeras décadas de los 2000 se ha refrescado y renovado al punto, que le está dando continuidad a la perspectiva abierta por Susan Sontag, Marthe Robert y Roland Barthes en los años 60s. Sin embargo, en lo personal, Franz Kafka me hace recordar al artista limeño Chani Garreaud, pues iba especialmente a mi casa para consultarme sobre la coincidencia entre el viaje de Kafka a Italia y el momento del viaje de Jorge Chávez para atravesar los Alpes y llegar a Domodossola, pues Garreaud tenía conocimiento de la existencia de una crónica escrita por Franz Kafka sobre el viaje de Chávez y andaba en su búsqueda, pero no pudo encontrarla. Sin embargo, Kafka estaba en Italia, según sus diarios, en agosto de 1910.

Luego está Isaac Bashevis Singer, que John Updike caracteriza como "un genio amable de la Polonia de entreguerras".Oriundo del pueblo de Bilgoray, cuando iba al cheder de Varsovia vivía en el número 10 de la calle Krochmalna, y si tengo que recordar relatos suyos que admiro especialmente se encuentran en el conjunto de relatos publicados como "El tribunal de mi padre", pero que en una versión más breve de Bruguera, se titula "Un día de placer". Como sabrán Singer escribía sus relatos en yiddish y un relato que se me viene a la cabeza inmediatamente es el que se llama "por qué graznaron los gansos", que es autobiográfico, y que trata acerca de un ganso que aún muerto graznaba, y que una familia necesitaba que bendijeran para el ritual hebreo. Su madre, descendiente de rabinos famosos como la de Kafka, resolvió el misterio gracias a su inteligencia práctica y brillante (y no les voy a contar la historia para no aguarles el pastel si no la han leído). Me detendría también en el escritor Isaak Babel y las fantásticas historias de su personaje Benia Krik, narradas por un par de ancianos sentados en el cementerio judío de Odesa, pero mi texto se está extendiendo demasiado. Y entonces quiero centrarme en el porqué de este homenaje: porque creo que criticar y considerar que lo que está sucediendo en la actualidad, es decir, criticar y condenar la política de Netanyahu y el estado israelita como una política genocida con el pueblo palestino no tiene nada que ver con el antisemitismo, es más, que hay que diferenciarlo claramente, la cultura judía es y ha sido una gran fuente para las más sublimes expresiones de la creatividad humana, y se equivocan quienes no pueden hacer la distinción, y también quienes por susceptibilidad confunden o presumen que tras las críticas -que no pueden ser en la actualidad sino muy severas- a la política del estado israelí, hay una intención antisemita, que al menos en mi caso, no existe.

Sigue toda la cobertura de LaMula.pe sobre la Franja de Gaza, aquí.


Escrito por


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.