no tenemos planeta B

foto: congreso de la república

Los comentaristas del discurso

Mirko Lauer da una mirada a las opiniones sobre lo que dijo y no dijo el presidente el 28 de julio.

Publicado: 2014-07-30

"Si hubiera que buscar un común denominador en los comentarios, el recurso más frecuente ha sido que Ollanta Humala 'ha perdido una gran oportunidad'. La oportunidad varía de persona a persona, pero la idea es la misma: el presidente no ha hablado de lo que debía, o incluso no ha dicho lo que debía", dice el periodista Mirko Lauer en su columna de hoy en La República. La compartimos: 

Hubo un tiempo en que el mensaje ante el Congreso era una de las pocas oportunidades de escuchar al Presidente de la República. Hoy, gracias a las oficinas de prensa, esas oportunidades abundan. Lo que hace diferente al discurso de julio es su potencial de balance y anuncio. La ciudadanía efectivamente presta atención. La fiesta es del presidente. Luego vienen los comentaristas.

Si hubiera que buscar un común denominador en los comentarios, el recurso más frecuente ha sido que Humala “ha perdido una gran oportunidad”. La oportunidad varía de persona a persona, pero la idea es la misma: el presidente no ha hablado de lo que debía, o incluso no ha dicho lo que debía. Rara vez deja de aparecer este comentario en fiestas patrias.

Ollanta Humala no es un gran orador, ni pretende serlo. Aunque Augusto Álvarez ha hecho notar que con los años ha ido mejorando su estilo. Mientras que Juan Carlos Tafur ha sentido a este último discurso contagiado de los “mensajes telúricos” de Alan García donde, si hemos entendido bien, la retórica reemplaza al anuncio concreto. Carlos Meléndez lo ve sectorializado, en oposición a realmente político.

Un indicio de que el mensaje ante el Congreso ha cambiado es que pocos comentaristas lo abordan ya como un conjunto, sino a partir de uno de sus elementos sectoriales. Es decir solo como un documento administrativo. Es cierto que en la era de la continuidad y el piloto automático a falta de un gran proyecto articulador, esta es la manera como suelen ser confeccionados estos discursos.

Los economistas han sido los más decepcionados por esta falta de anuncios. Por alguna extraña razón eran los más esperanzados en que el discurso marcara el momento en que Humala renace como un presidente radicalmente distinto, que deje de arrastrar los pies y empiece a correr. Vibrante, autocrítico y visionario son tres palabras que usa Roberto Abusada para definir esta exigencia.

La oposición política ha buscado los estiletes más filudos que tenían a la mano. Carlos Bruce le puso 11 al discurso. Keiko Fujimori lo ha llamado “opaco e incoherente”, aunque no explicó en qué consistía eso. García en cambio tomó el camino conspirativo: anunciar mayor gasto público y aumentos a maestros, médicos y militares cuando hay desaceleración sugiere un complot reeleccionista, tema en el que parece haberse especializado.

Pero acaso algunas de las críticas más ácidas de esta hora vienen desde la izquierda. En la mañana misma del discurso, ya Raúl Wiener se adelantaba declarando a Humala el “reflejo patético” de un desconcierto gubernamental. Poco probable que los aumentos anunciados en el gasto público modifiquen mucho esta perspectiva.


Escrito por

ALBERTO ÑIQUEN G.

Editor en La Mula. Antropólogo, periodista, melómano, viajero, culturoso, lector, curioso ... @tinkueditores


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.