Yo me quedo en casa

Fujimori se creyó su propio mito

Preso expresidente publicó en sus cuentas de redes sociales una breve carta con los supuestos entretelones del debate presidencial que sostuvo con Mario Vargas Llosa en 1990. 

Publicado: 2014-06-03

Dicen que la historia la escriben los vencedores, pero no  cuando están en la prisión. Esta tarde, Alberto Fujimori recordó el debate presidencial que sostuvo hace 24 años con el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, durante el tramo final de las elecciones presidenciales de 1990. 

Fujimori en una breve carta que publicó en sus cuentas en redes sociales deja en claro que se creyó su propio mito. La del David que venció a Goliat, la del chinito desconocido que emergió de la nada y se ganó al pueblo y derrotó al todopoderoso Vargas Llosa.  

En la misiva, Fujimori cuenta algunos entretelones del debate. Resalta la cantaleta de que era un candidato desconocido, por "cuyas venas corría sangre peruana". 

Busca el efecto  dramático cuando sostiene que solo se preparó con una semana de anticipación, asesorado solo por dos "jóvenes profesoras" de la Universidad Agraria de La Molina y asistido por su hija Keiko, hoy lideresa de Fuerza Popular y el primo de ésta. 

Luego el exmandatario que purga 25 años de condena por delitos como homicidio calificado y corrupción afirma que en el debate el nervioso era Vargas Llosa. 

"Fui al Sheraton, directo al sótano. Me dirijo a la salita de espera. En el pasadizo, veo con asombro, solitario y de pie, a mi eventual rival. ¿Por qué ahí? Parecía nervioso. Lo saludo, me responde, me pareció,  glacialmente". 

Para coronar su supuesta hazaña entre "un maestro del idioma y un peruano cuyo castellano era su segunda lengua", afirma que su estrategia de llamarlo doctor Mario Vargas (sin el Llosa que es el apellido materno del escritor) fue una llave distractiva de Judo y que, digamos, lo terminó de estrangular  con la portada del diario Ojo que mostró hacia el final del debate y que daba como ganador por anticipado a Vargas Llosa. 

La historia también la ha contado Vargas Llosa en su libro autobiográfico "El pez en el agua". Lo cierto es que hubo una agresiva campaña publicitaria en contra de Vargas  Llosa desde los partidos de izquierda, por naturaleza opositores a una candidatura que agrupaba a todos los partidos conservadores en el Fredemo y que tenía el respaldo financiero de las principales empresas del país. 

Además, Vargas Llosa había cosechado a un resentido y vengativo enemigo en Palacio de Gobierno. Alan García, entonces presidente, había jurado que Vargas Llosa no ganaría las elecciones desde que lideró la oposición a la estatización de la banca. (En las elecciones del 2011, García se vanaglorió de este hecho al decir que un presidente no puede hacer ganar a nadie una elección, pero sí evitar que un candidato la gané y que él lo había demostrado) 

Una andanada virulenta de ataques desde diarios que se teledirigían desde Palacio buscaron enlodar la imagen de Vargas Llosa pintándolo como un evasor de impuestos, un drogadicto y epítetos aún más arteros.  De hecho, la referencia a Vargas Llosa y el consumo de drogas también la formuló Fujimori durante el debate. 

Habría que recordarle a Fujimori que si bien en un inicio emergió como un candidato desconocido no tardó mucho tiempo en ser aupado por el APRA y algunos partidos de izquierda, a los que rápidamente expectoró una vez llegado a Palacio para asociarse con Vladimiro Montesinos, quien sería el aliado perfecto para tramar un Gobierno que institucionalizó a niveles nunca vistos una red de corrupción  y desnudó la enlodada moral de la clase política, empresarios y dueños de medios de comunicación. 

El efecto Fujimori en las presidenciales de 1990 tiene varias explicaciones y éstas no responden exclusivamente a las reducidas cualidades del hoy preso expresidente. Al menos, Fujimori en su carta se guarda de no atribuirse la victoria del debate, solo hace mención a un supuesto empate. Sin embargo, promete más detalles al final de la misiva, aunque quizá lo mejor sería que no los escribiera. 




Escrito por

Enrique Larrea

Editor y periodista. Escribo informes, reportajes y crónicas que han aparecido en diferentes diarios. Formo parte del equipo de La Mula.


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.