No está en #ModoPapa

La sexualidad de Batman

¿Qué hay detrás del dúo dinámico?, ¿cuál es el problema con las orientaciones sexuales de los superhéroes? 

Publicado: 2014-05-19

En el imaginario popular los superhéroes no solo son los modernos salvadores, un ideal de poder en medio de la rutina, sino que también son un prototipo de masculinidad. Así, tipos como Tony Stark y Bruce Wayne además del éxito monetario se ven involucrados en diversas aventuras amorosas con las mujeres más deseadas.   

Considerando este criterio ¿qué pasaría si descubres que tu héroe favorito es homosexual? Al respecto, el caso de Batman es ejemplar. Desde los inicios del famoso cómic de DC siempre se cuestionó la relación del caballero de la noche con Robin (ya sea Dick Grayson o Jason Todd), incluso hubo estudios que concluían que el millonario era un corruptor de un menor de edad, al que había adoptado en beneficio de sus placeres.   

Debido a esto el Dr. Fredic Werthan consideró en su libro Seduction of the innocent (1954) que este cómic inducía a comportamientos homosexuales. Estos rumores parecen haber sido confirmados por Grant Morrison, uno de los más reconocidos escritores de cómics y autor de la novela gráfica Arkham Asylum. Así, en declaraciones para la revista Playboy, Morrison sostuvo lo siguiente: 

Es muy plutoniano en el sentido de que es rico y también en el sentido de que tiene una desviación sexual. La homosexualidad está emebebida al personaje de Batman. No estoy usando “gay” en un sentido peyorativo, pero Batman es muy, muy gay. No hay forma de negarlo. Obviamente como personaje de ficción la intención es que sea heterosexual, pero la base de todo el concepto es completamente gay. Creo que es por eso que les gusta a las personas. Todas estas mujeres que les atrae usan ropa fetichista y saltan por azoteas intentando pescarlo. Pero a él no le importa, él está intersado en pasar el rato con el viejo mayordomo y el chico maravillla.

Ahora, frente a Morrison y los argumentos que sostienen que Wayne no tiene una pareja estable y que, más bien, rehuye todo vínculo familiar -lo cual afirmaría su homosexualidad- tenemos las opiniones de Frank Miller. En una entrevista de 1991 con Christopher Sharrett, el también creador de Sin City respondía esto:

Batman no es gay. Sus urgencias sexuales son drásticamente sublimadas en la lucha contra el crimen, de tal manera que no hay espacio para otra actividad emocional. Vemos cuán insípidas son las historias donde Batman tiene una chica o algún romance. Esto no es porque él sea gay, sino porque tiene un problema patológico.

En esta línea resulta interesante el trabajo de Travis Langley, titulado Batman and Psychology: A Dark and Stormy Knight. En esta publicación Langley detalla todos los posibles orígenes de un trauma psicológico en Bruce Wayne, de tal manera que asumir la personalidad de Batman es una forma de protegerse (inhibición en jerga psicoanalítica). Obviamente este mecanismo de defensa acarrea otros problemas como el apuntado por Miller: la imposibilidad de formar una familia, por ejemplo. 

Asimismo, Langley resalta que a diferencia de Batman, el personaje de Dick Grayson (Robin) sí logra relaciones más íntimas y estables, de hecho él tiene una personalidad más definida, que según el estudioso se debe a que Grayson, durante su infancia, pasó más años con su familia que Wayne. Señala entonces: "La personalidad de Bruce es lo primero que interfiere con sus relaciones". 


Escrito por

Christian Elguera

Escribidor, colecciona cuervos y panteras


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.