la mafia se reacomoda

Las tablas de la ley

Los obispos del Perú se pronuncian sobre la Unión Civil. Aquí hay algunas otras ideas bíblicas para las leyes peruanas. 

Publicado: 2014-04-03

Hoy, la Conferencia Episcopal Peruana ha manifestado su posición con respecto al debate sobre la la ley de Unión Civil, que pronto debe llegar al pleno del Congreso. Los obispos peruanos se expresan, como era de esperarse, en contra de que esta ley se apruebe, y lo hacen fundamentando su posición en un a postura bíblica.  

Dicen los obispos del Perú que dios nos creó “varón y mujer” (Génesis 1,27); que “Por esta razón deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos se hacen uno solo” (Génesis 2,24); que dios dijo al hombre y a la mujer: “Crezcan y multiplíquense” (Génesis 1,28); que “Lo que Dios unió que no lo separe el hombre” (Mateo 19,6).

Quizá los obispos, en su intento de adecuar las leyes peruanas a la Biblia, quieran lanzar comunicados similares la próxima vez que se discutan temas de política social, derechos de la persona y legislación sobre la familia. No presumo de conocer su libro sagrado mejor que ellos, pero aquí van algunas ideas, para ir adelantándoles el trabajo.

¿Nos preocupa la actividad sexual premarital entre muchachas adolescentes? La Biblia tiene una solución:

"Si la joven [recién casada] no era virgen, sacarán a la joven a la puerta de la casa paterna y los hombres de la ciudad la apedrearán hasta que muera". Deuteronomio 22, 20-21 

¿La violación nos parece un delito abominable? Pues que nuestras leyes sigan lo que nos recomienda la Biblia:

"Si uno encuentra a una joven soltera, la agarra y se acuesta con ella y los sorprenden, el hombre que se acostó con la joven dará a su padre cincuenta monedas de plata y tendrá que aceptarla como mujer por haberla violado". Deuteronomio 22, 28-29 

Eso, si los sorprenden. Si no los sorprenden y nadie se entera, dejemos la cosa estar nomás. Ahora bien, lo anterior es en el caso de que la mujer en cuestión no tuviera dueño. Si ya lo tenía, la solución es otra:

"Si uno encuentra en un pueblo a una joven prometida a otro y se acuesta con ella, los sacarán a los dos a las puertas de la ciudad y los apedrearán hasta que mueran: a la muchacha porque dentro del pueblo no pidió socorro y al hombre por haber violado a la mujer de su prójimo". Deuteronomio 22, 22-24

¿Y los adúlteros? ¿Qué hacemos con los adúlteros?

"Si uno comete adulterio con la mujer de su prójimo, los dos adúlteros serán castigados con la muerte ". Levítico 20, 10 

Pero no se crea que el asunto es sólo para temas sexuales. No. Otro problema que podría solucionarse fácilmente mediante este método bíblico es el de la desobediencia de los hijos:

"Si uno tiene un hijo rebelde e incorregible, que no obedece a su padre ni a su madre, que aunque lo corrijan no les hace caso, sus padres lo agarrarán, lo sacarán a las puertas del lugar (...) y los hombres de la ciudad lo apedrearán hasta que muera". Deuteronomio 18, 18-21 

Ahora, si se trata de una hija, no de un hijo, hay otras opciones:

"Cuando alguien venda su hija como esclava, ella no marchará libre como marchan los esclavos [al cabo de siete años de servicio]". Éxodo 21, 7 

Y así sucesivamente. La verdad es que la Biblia (estos son sólo algunos ejemplos; hay muchos más) tiene respuestas para muchas situaciones que la ley debe afrontar, y hacen bien en recordárnoslo los obispos del Perú. Porque

"El que por arrogancia no escuche al sacerdote puesto al servicio del Señor, tu Dios, ni acepte su sentencia, morirá". Deuteronomio 17, 12 

Tal vez de eso se trata, pues.

(Todas las citas tomadas de aquí)


Escrito por

Jorge Frisancho

Escrito al margen


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.