desde este momento, no más hermanitos

"Los sentimientos de superioridad o inferioridad deben desaparecer"

Juan Carlos Oganes, director de la nueva película "Gloria del Pacífico", nos habla de su proyecto en el contexto del fallo de La Haya.

Publicado: 2014-01-26

Hay en Juan Carlos Oganes una serie de detalles que no dejan de recordarme al personaje de Fitzcarraldo, el protagonista de aquella famosa película del cineasta alemán Werner Herzog. 

Grabada en la Amazonía, entre Brasil y Perú, Fitzcarraldo es la historia de un proyecto personal de ambición desmesurada: un excéntrico hombre de negocios (una figura real) decide construir un teatro de ópera en un poblado peruano a orillas del Amazonas; su extravagante plan exige nada menos que sacar del río una gran embarcación y transportarla hasta la cima de un monte. 

Oganes se ve hoy envuelto en una aventura de dimensiones similares: narrar la historia de la Guerra del Pacífico, que enfrentó a fines del siglo XIX a las naciones de Chile, Bolivia y Perú, en la primera producción a gran escala del cine épico nacional. Su película, Gloria del Pacífico, aún no tiene fecha de estreno, pero ya ha dado mucho que hablar.

Sabemos, por supuesto, cómo terminó la historia de Fitzcarraldo. Conocemos además los límites ingratos de la pequeña industria cinematográfica local. Por último, no es difícil imaginar las tensiones que un tema como éste puede generar en el inminente escenario post-fallo de la Haya. Menudo ensarte, si me preguntan. ¿Tiene Oganes madera para sortear estos obstáculos y llevar a buen puerto una idea que prácticamente no tiene precedentes en nuestro medio? No lo sé y el solo hecho de imaginarme en su lugar me causa una acuciante ansiedad, pero siento desde ya simpatía por él. Su determinación me parece extraordinaria.

Oganes me recibe un viernes por la tarde en su departamento de Chacarilla. Ni bien ha abierto la puerta, noto la presencia, a pocos metros de mí, de dos grandes maquetas de buques de guerra peruanos, una a cada lado de la mesa del comedor. No es la única referencia a la Guerra del Pacífico que logro captar luego de una somera inspección del lugar.

“El departamento es en realidad de mis padres”, dice Juan Carlos mientras me invita a tomar asiento. Recuerdo entonces haberlo escuchado decir en una entrevista por televisión que para financiar este proyecto había tenido que vender su casa. Difícilmente podría imaginar un gesto más apasionado por parte de un artista. No es, sin embargo, una personalidad excéntrica la que tengo enfrente. Su rostro bonachón y de rasgos viriles transmite una serenidad que se encuentra a las antípodas del expresionismo alucinado de un Kinski.

Mis primeras preguntas giran en torno al tema del origen y de los referentes audiovisuales de la película. “Nadie se ha metido a hacer una cosa así, imagino que por la complejidad del caso” responde tajantemente el director, y añade: “Ha habido algunas películas peruanas de época, pero la única referencia que se tiene de una cinta de escala similar es la de Túpac Amaru con Reynaldo Arenas que se hizo en el 84. En realidad, la referencia más cercana que conozco es una obra que hizo el Ministerio de Educación en 1979, por el centenario, una serie que se llamaba 'Nuestros Héroes de la Guerra del Pacífico'. Recuerdo que la pasaban en el canal estatal y la veía de chico. Tendría 7, 8 años. En ese momento vivía en Tacna. En términos de producción era grande, y pienso que ésa es la serie que me metió el bichito. Fue una serie que me motivó, aunque no supiera en ese momento que me iba a dedicar a esta profesión. Cuando empecé a hacer cine ya en los noventas, me dije: alguna vez quiero hacer esto." 

Por supuesto, para enfrentarse a un proyecto de esta envergadura es necesaria una preparación sólida. "Aparte del presupuesto, se necesitan dos elementos", dice el cineasta. "Primero se requiere tener un know how cinematográfico muy sólido. Tener conocimientos de los procesos, de presupuesto, de logística, además del lenguaje audiovisual para manejar cosas de gran escala. Porque si no se va a ver pequeño, chiquito, misio, ¿no? Es recién en la década de los 2000 que empecé a pensar que ya tenía la experiencia suficiente. Había acumulado once películas, entre cortos y largos. Entonces esta es mi película número doce. Aún así, hacerla significó para mí un gran salto cuantitativo”.

Le pregunto a Juan Carlos si tiene algún referente chileno. “Hay varios, hay cuatro producciones que ellos han hecho en los últimos cinco, seis años. Primero está 'Epopeya' que fue lanzada en 2007; en el 2009 lanzaron una serie corta que se llamaba “Héroes”; luego hicieron “Adiós al Séptimo de Línea” en el 2010 (que fue la serie más cara de la televisión chilena) y “La Esmeralda 1879”. Construyeron un Huáscar y una Esmeralda para las escenas del combate de Iquique, que es cuando hunden a la Esmeralda y nace el héroe Chileno Prat. Te soy honesto, yo no he tomado como referencia ninguna de esas películas; las he visto, las he disfrutado inclusive con mucho entusiasmo porque tocan un tema que a mí me gusta mucho. Pero nada más, ninguna onda de 'ganarles' por así decirlo.”


El heroísmo y la gloria 

Con todo el tacto que puedo reunir en ese momento, le hago notar que el heroísmo es un concepto un tanto venido a menos. “Creo que en las nuevas generaciones muchos se han olvidado de los gestos antiguos. Se han olvidado de los actos históricos. Los héroes de la patria, tanto anónimos como conocidos, con esos gestos ayudaron a construir lo que tenemos ahora. Hoy en día, esas personas solo son nombres en las calles, y nadie tiene la menor idea de quién es Velasco Astete." Evidentemente el tema le incomoda. Le pregunto qué es para él el heroísmo, la gloria, de dónde viene el valor de ser patriótico. "Mucha gente piensa que el patriotismo es una especie de autosugestión. Yo creo en cambio que es una decisión. Una vez me preguntó una persona: ¿Por qué tu película se llama Gloria del Pacífico si nosotros perdimos la guerra? Yo creo que no necesitamos ganar para tener gloria. Si tú luchas por convicción por algo que es correcto, mueras o no mueras en el intento, tu acto se convierte en un acto heroico. Eso es tener honor y eso es tener gloria. Ser patriótico es tener una conexión con tus raíces. Pero está el dicho: 'Por mejoría mi casa dejaría', y eso viene un poco del individualismo que se ha desarrollado en las últimas décadas. Cada quien prefiere bailar con su propio pañuelo. Ya la situación está tan fregada que la gente se va a otros países que, de repente, no los quieren ni los van recibir bien. Ok, ya, pero de qué me sirve amar al Perú si hay corrupción, si no velan por mis derechos, si no tengo un seguro de salud digno, ¿Para qué? Creo, aunque de repente estoy siendo muy ingenuo, que si hago bien esta producción, siendo fiel a lo que pasó, no va a ser un flaco favor al país, sino que va a ser una contribución muy rotunda y eso es lo que espero."

El fallo de La Haya 

Hay preguntas que resultan inevitables. “Algunas personas que me preguntaron, incluso medios chilenos (me entrevistó Radio Cooperativa y el diario El Mercurio), el por qué de esta película ahora. Aunque parezca demasiada casualidad, no hay relación alguna entre la producción y el proceso de La Haya. Yo vengo investigando desde el 2004, tengo un blog (juancarlosoganes.net) y si uno retrocede hasta el 2009 va a ver que yo ya estaba trabajando para ese momento en esto, haciendo la producción, viendo los uniformes, y no estaba ni enterado de La Haya. Cuando empecé la investigación histórica en el 2005, me fui a los campos de batalla, me fui a Tacna, Arica, y ni enterado estaba. Es más, lo de La Haya iba a ser el año pasado pero lo movieron un mes y de ahí lo pospusieron este año. Es mera coincidencia.”

Intento hacerlo hablar más sobre el proceso pero lo siento reticente. Me interesa la opinión del cineasta sobre lo que espera que aporte la película luego del fallo. “Yo no sé si vamos a vivir un periodo de reconciliación. No hay que pecar de ingenuos, pero considero que sí hay que hacer algo contundente al respecto, en el sentido de que si nosotros somos vecinos de un país tenemos que coexistir si o sí. Entonces esos sentimientos de superioridad por haber ganado la guerra y de inferioridad por haber sido derrotados ya tienen que desaparecer. Y esa desaparición no se va a dar ganándole al otro país en un conflicto sino revalorizando el nuestro". 

Esto no significa, por supuesto, privilegiar el orgullo nacional por encima de las evaluaciones históricas (algo esencial en un proyecto con el de La Gloria del Pacífico. "Finalmente, si es importante pensar en porqué se perdió, es para darnos cuenta de las continuidades y de los errores que 133-134 años después se siguen cometiendo. Hay personas que por ejemplo no tenían una noción fuerte de identidad y se iban, desertaban. Algunas de esas personas entraron a la arena política, se salvaron por traición, por influencia, por vara, cosas que también se ven ahora.”

La trilogía

“La Guerra del Pacífico duró cuatro años, de 1879 a 1883. Como explicaba en una entrevista, es un periodo muy extenso, así que decidí dividirlo en función de los tres héroes más representativos: Grau, que representa la caballerosidad; Bolognesi, que es el heroísmo y la inmolación; y Cáceres, que es la resistencia. Y la trilogía va a cubrir a esos tres héroes. Estoy comenzando con el segundo, con Bolognesi; de ahí continúo con Cáceres (la preproducción ya se inició el año pasado e inicio el rodaje en la segunda mitad de este año), y termino con una precuela, dedicada a Grau. ¿Por qué poner a Grau al final? Porque esa va a ser la más cara. Pero yo realmente no lo veo tan difícil. Créeme que si tú te hubieras soplado todos los escollos que me han pasado, y tienes ya la película en tus manos como la tengo yo, en el buen sentido de la palabra y con toda humildad te digo que te sientes poderoso. Y me atrevo a decir que si muevo las fichas correctas, hasta me podría mandar a reconstruir un Huáscar -aunque sea la carcasa”. La serenidad de Juan Carlos se eclipsa entonces por un momento y en su mirada descubro un poco más de Kinski de lo que había pensado inicialmente.


Escrito por

Alonso Almenara

Escribo en La Mula.


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.