¡lluvia de millones!

¿Críticos de libros en Perú?

Una reflexión a raíz del concurso de la web inglesa The Omnivore que premia la crítica de libros más ácida.

Publicado: 2014-01-16

En nuestro medio no existe una crítica seria de libros. En muchos casos no hay críticos que se especialicen en este rubro. Digamos que nuestra tradición se ha orientado más hacia la historiografía o la teoría. Consideremos además que los críticos académicos justamente solo circulan en la Academia, lo cual trae dos posible problemas: a) si es una crítica loable la mayoría de los lectores nunca llegan a conocerla, b) como propio de la academia esta crítica puede resultar aderezada con una jerga ininteligible.  

Como puede que la Academia aún no solucione los puntos señalados en mucho tiempo solo nos queda la critiquería, intensa en sus dos bandos: el amiguismo o el maleterismo. En este sentido las reseñas de libros se convierten en una lluvia de anécdotas intrasdecentales, en lecturas superficiales que no brindan mucho o que se limitan a una plantilla esquemática. Se trata más bien de notas al paso que despiertan en muchos casos solo el morbo del lector (o un bostezo).

En otros aspectos la reseña surge como un compromiso si el autor te regala su libro o si fue el editor y para cumplir haces algo rápido, vago, aunque el libro no te guste. Algo semejante ocurre con los presentadores de libros, de aquí que en muchas de las presentaciones los textos no tengan ningún error y el autor esté en pleno dominio de sus facultades literarias.

La crítica no debe buscar ninguno de los extremos señalados sino buscar formar un corpus coherente que permita construir agendas o rutas futuras para estudios más profundos. Cuando sale un libro solo lo vemos como un ente individual y olvidamos ideologías, contextos, tradiciones con otras literaturas y escritores.

Un ejemplo de esto es aquel debate generado sobre aparición de La violencia del tiempo entre Roberto Reyes Tarazona y Sergio Ramírez Franco. Si bien este debate circuló en una revista estrictamente académica como Letras lo menciono pues tanto Reyes como Ramírez buscaban pensar el libro más allá de un producto individual, incidiendo más bien en su ubicación dentro del sistema literario peruano (político, social, estético).

Esta reflexión ha surgido tras saber que la web The Omnivore organiza un concurso a las críticas más duras de libros, mordaces e irónicas, y cuyo resultado se dará a conocer el 11 de febrero. ¿Sería posible un concurso así en Perú donde muchas cosas se dejan a medias (la tibieza de "es un buen libro, pero no tanto"), donde no es necesario ver más allá de lo evidente para diferenciar cuando el amiguismo guía una reseña?

Enlaces relacionados: 

La web The Omnivore premia la crítica de libros más ácida


Escrito por

Christian Elguera

Escribidor, colecciona cuervos y panteras


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.