¡lluvia de millones!

El hombre que alertó sobre la tragedia

Hace un año, mientras su país afrontaba el tifón Bopha, Naderev Saño clamó por medidas para evitar tragedias como la que hoy vuelve de la mano del tifón Haiyán.

Publicado: 2013-11-12

Era diciembre de 2012 cuando el tifón Bopha, de fuerza 5, arrasaba una isla filipina. El resultado: decenas de desaparecidos y cientos de miles de personas sin hogar. Justo en ese momento, el jefe de la delegación filipina, Naderev Saño, tomaba una pausa para no derrumbarse durante su intervención en el foro sobre la 18 Cumbre del Clima de la ONU en Doha. Su impotencia era clara, pero no suficiente para hacer saltar la alarma. Los muertos no eran del primer mundo y sus rostros quedarían olvidados en viejas portadas.  

Saño explicó que el supertifón era una clara señal de cambio climático. Es más, indicó que nunca un fenómeno meteorológico de tal magnitud había llegado tan al sur y con tanta intensidad.

“Mientras estamos aquí sentados negociando, mientras vacilamos, la lista de muertos sigue creciendo. La destrucción es masiva. Cientos de miles de personas han quedado sin hogar. Y la tragedia está lejos de terminar, ya que tifón Bopha ha recuperado fuerza mientras se acerca a otra zona poblada en la parte occidental de Filipinas. […]

Señora Presidenta, nunca hemos visto un tifón como Bopha. No hemos visto una tormenta semejante en los últimos 50 años. […]

Señora Presidenta, hablo en nombre de 100 millones de filipinos. Hago una llamada urgente, no como negociador, no como líder de mi delegación, sino como filipino.

Llamo a los líderes del mundo para que abran los ojos a la realidad. Por favor, no más retardos, no más excusas.

Hagamos que 2012 sea recordado como el año en que encontramos el coraje para tomar responsabilidad del mundo que queremos. Pregunto a todos los que estamos aquí: Si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo hará? Si no es ahora, ¿cuándo? Si no es aquí, ¿dónde?

Gracias, señora Presidenta”

A pesar de que la sala se levantó para aplaudir, el final de la historia, como era de esperar, quedó en nada. Los gobiernos no llegaron a ningún acuerdo.  

Un año después, como un déjà vu macabro, vuelve a las portadas de los medios internacionales otro drama similar. Es el Tifón Haiyan, también de fuerza 5, que ha dejado tras sí, en palabras de las Naciones Unidas, un "desastre masivo". Los datos hablan por sí solos: casi diez millones de personas afectadas, 600,000 desplazadas de sus hogares y los 10,000 muertos estimados, según la ONU.

Y de nuevo, más de 190 países celebran otra cumbre climática. Esta vez la COP 19  en Varsovia, con el impacto del cambio climático en fenómenos tan devastadores como Haiyan como tema estrella.

“Nos reunimos con el peso de dos realidades sombrías: somos los primeros humanos que respiran 400 partes por millón de CO2 con cada inspiración (...) lo segundo es el devastador impacto del Tifón Haiyan”, señaló la secretaria general de la Convención Marco de las Naciones Unidas, Christiana Figueres, vinculando el supertifón con el calentamiento global. 

Y es que “Filipinas es el segundo país más vulnerable por el calentamiento global, con 22 tifones anuales de media, algo insostenible que genera daños imposibles de sufragar”, recordó Yeb Sano, comisionada filipina para el clima.

Sin embargo, ¿quedará todo de nuevo en el olvido?


Noticias relacionadas de LaMula:

La agenda de la cumbre climática de Polonia

54 millones de dólares en ayuda para Filipinas


Escrito por

Tamara Lasheras

Politóloga, amante de la música y el buen vino. Buscando formas distintas pero posibles de hacer las cosas.


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.