sin ciencia no hay futuro

Los presidentes y su popularidad

Una comparación de la aprobación presidencial de los últimos gobiernos y algunas explicaciones sobre el éxito o fracaso de su imagen ante la opinión pública. 

Publicado: 2013-07-12

En su más reciente entrevista, el presidente Ollanta Humala restó importancia a la caída en aprobación que su gestión registra en las encuestas. Incluso dijo que su punto de aprobación más bajo ha sido para otros gobiernos su punto más alto. Para algunos, esta afirmación es una muestra de soberbia. Para otros nada más que la verdad. Objetivamente, el jefe de Estado no se equivoca en su apreciación.

Si observamos los dos primeros años de gobierno de los últimos cuatro presidentes electos democráticamente, Humala ha logrado superar la clásica “luna de miel” y mantenerse, en promedio, en un 52% en su aprobación. Sin embargo, los últimos resultados podrían suponer una caída significativa, aún cuando se mantenga por encima del promedio de aprobación de otros presidentes.

¿Qué factores explican las caídas en la aprobación presidencial en los últimos gobiernos? Al analizar estudios de opinión pública, Luis Antonio Camacho encuentra dos tipos de factores tomados en cuenta para valorar la gestión de un Presidente. Unos refieren a la situación económica (crisis, crecimiento, procesos inflacionarios); otros están relacionados a la concordancia las políticas o decisiones del gobierno (seguridad, política económica, programas sociales) y las preferencias de los ciudadanos.

El caso de Alberto Fujimori es interesante desde esta perspectiva. Si bien durante los primeros años de su gobierno, los indicadores económicos no eran del todo favorables, el régimen gozaba de un importante apoyo popular. Susan Stokes explicó esta situación anotando que los ciudadanos veían el deterioro económico del presente como un síntoma de mejoría en el futuro, a lo que llamó postura “intertemporal”.

El análisis, sin embargo, comprendía el año 1992, donde hechos como el autogolpe o la captura de Abimael Guzmán podrían marcar la opinión de los encuestados. Observando los años “ordinarios” -de 1993 a 1997- Julio Carrión encontró que lo relevante para explicar la aprobación presidencial no eran la situación económica familiar, sino la política económica del gobierno.

De otro lado, un estudio de Kurt Weyland propuso que la popularidad de Fujimori poco tuvo que ver con la política de lucha contra el terrorismo, ya que los resultados de esta lucha -percibidos como exitosos por la población- generarían una paradoja: cuando los gobernantes solucionan problemas críticos -como el terrorismo- éstos dejan de ser importantes para los ciudadanos. Sin embargo, el nivel de aprobación de política económica y el crecimiento económico sí tenían efectos significativos y positivos

En la comparación de los años entre 1985 y 1997, período que abarca los gobiernos de Alan García y Alberto Fujimori, el politólogo Moisés Arce encontró que el número de ataques terroristas sí era importante para el evaluar el comportamiento de la opinión pública ya que -en términos sencillos- cuando empezaron a reducirse este tipo de ataques, la aprobación presidencial empezó a crecer encontrando diferencias entre García y Fujimori.

Entonces, ¿qué explica la aprobación de un presidente?

Arce y Carrión - en un estudio longitudinal de los gobiernos entre 1985 y 2008- encontraron que en el análisis de la opinión pública, el peso de los factores económicos y programáticos tiene un efecto importante sobre la aprobación presidencial, pero varían según el contexto.

Si el país atraviesa una crisis económica, por ejemplo, la inflación golpeará duramente la imagen del gobierno, mientras que en un proceso de crecimiento económico los ciudadanos evalúan al gobierno en función a sus ingresos. En términos de violencia política, esta solo afecta negativamente a la aprobación presidencial si el país atraviesa una crisis económica, mientras que en un contexto económico favorable genera apoyo para el gobierno que es atacado.

Ahora bien, ¿qué pasa con el gobierno de Humala y su aprobación presidencial? Se han ensayado interesantes explicaciones que ubican a los programas sociales y la continuidad del modelo económico como los principales factores de aprobación, en contraste con sus antecesores; así como se apunta al fracaso de las políticas de seguridad ciudadana cuando se registran leves caídas. Lo cierto es que valdría la pena intentar probar la validez de las explicaciones que ha resumido Luis Antonio Camacho. Esto demanda algo más que ver encuestas cada mes y lanzar interpretaciones en función a lo que hizo o dejó de hacer el presidente en la semana anterior.


Con la información de Camacho, Luis Antonio. Los Estudios sobre el comportamiento político y la opinión pública en el Perú. En: Alberto Vergara y Carlos Meléndez (Eds.) La iniciación de la política: el Perú político en perspectiva comparada. Lima: PUCP, 2010.


Escrito por

Paolo Sosa Villagarcia

"Nosotros somos como la higuerilla"


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.