sin ciencia no hay futuro

Las confusiones del congresista Julio Rosas

Opinión

Publicado: 2013-06-19

Según la Constitución, el Estado peruano se concibe como un Estado que garantiza la libertad de ideologías y religiones, por lo que se le considera un Estado laico. Sin embargo, algunas autoridades y representantes políticos parecen ignorarlo.

Este miércoles, la sala Mohme del Congreso de la República fue utilizada para una conferencia denominada Identidad y Reorientación Sexual. El acto, presidido por el congresista fujimorista Julio Rosas Huaranga, sirvió para hacer un llamado en pro del respeto a la identidad sexual, presentando el caso de Fernando Ñaupari, quien tras someterse a un cambio de sexo hace 25 años y lograr que la ley le reconozca como mujer, hoy pide se le reconozca nuevamente como varón.

La identidad es un derecho fundamental de todo individuo, eso está claro. Corresponde a las entidades correspondientes el facilitar al señor Ñaupari el trámite necesario para que su pedido se efectúe, pero no se debe tomar este caso como una excusa para realizar apología a una posición basada en una creencia particular que no todos los peruanos estamos obligados a compartir.

En efecto, la conferencia contó con la participación de María Elena Mattos, representante del denominado Centro de Reorientación Sexual para Homosexuales en el Perú, y con un grupo de personas que portaban carteles con la inscripción "fui homosexual y Cristo me libertó", con lo que el acto que en un inicio debió ser un llamado de atención a la exigencia de un derecho, terminó convirtiéndose en una plataforma para las creencias de los exponentes, algo que se evidenció durante la intervención del señor Ñaupari. "Conocer a fondo la palabra de Dios hizo que mi vida tuviera sentido y fui salvado", expresó.

En nuestro país cada quien es libre de profesar la religión o adoptar la fe que considere conveniente, pero ¿se debe utilizar el Congreso de la República para hacer apología a estas?

El Perú no es un Estado Confesional. En el Perú existe la libertad de religión y pensamiento, y por lo tanto no se puede avalar, desde un espacio público, un discurso que patologiza una orientación o identidad sexual. Porque el mensaje de fondo que nos deja esta conferencia es que aquellos homosexuales que no deciden "reorientizar" su sexualidad, son enfermos o están 'condenados', y el Congreso de la República no puede ser utilizado como plataforma para ello.

La pasada semana la Comisión de Justicia y Derechos Humanos aprobó un dictamen en mayoría en el que se elimina la posibilidad de que los crímenes por orientación sexual e identidad de género sean sancionados. El congresista Julio Rosas se mostró a favor de esto. ¿Con qué autoridad pretende hoy realizar una conferencia para promover la no discriminación por identidad sexual y respeto a la dignidad humana? ¿O es que solo no se debe discriminar a aquellos que abrazaron sus ideas religiosas?

En este país, señor Rosas, no solo los 'libertados por Cristo' merecen ser respetados.


Escrito por

Ginno P. Melgar

Esperando un mundo regido por la igualdad con base en las diferencias. @ginnoceronte


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.