desde este momento, no más hermanitos

Descendiente del manzano que inspiró a Newton en Cambridge  (CC)

Innovar y morir en el intento

Lecciones de Silicon Valley para innovar y morir en el intento

Publicado: 2013-06-06

¿Innovar o morir? No. La frase correcta es "innovar y morir" señala Alex Castallarnau, experto en innovación de la firma IDEO (fundada por Tim Brown el creador de la metodología Design Thinking) al comentarnos sobre el modelo de innovación de Silicon Valley: "la clave está en que no son empresa separadas sino que constituyen un ecosistema conectado a través del conocimiento", no existen fronteras entre las universidades y las empresas, todos trabajan juntos. Es un enorme laboratorio de innovación en el que todos aprenden de sus errores y de los errores de los demás y el éxito no se mide por los logros o rentabilidad sino por el aprendizaje, el dinero llega después.

El éxito de Silicon Valley está en las unidades de aprendizaje compartido

Una historia de fracasos (para decirlo con orgullo)

Castellarnau señala que la innovación básicamente se pede aplicar en cuatro tipos de escenarios empresariales.

El primero se refiere a “mejorar nuestra oferta actual para nuestro mercado”, esto lo hacemos todos (o por lo menos lo intentamos), se trata de mejorar nuestro producto o servicio para que nuestro cliente no se vaya con la competencia e incluso para captar más clientes y aumentar nuestro market share.

El segundo se refiere a “una nueva oferta para nuestro mismo mercado”, esto también es común. Cuando ya tenemos un mercado que prefiere nuestro producto o servicio, buscamos la manera de ofrecerle otro, complementario o no. Por ejemplo si ya les vendemos leche y yogurt para comer, pero no existe un “yogurt para tomar” podemos buscar la forma crearlo. Conocemos nuestro mercado, conocemos sus necesidades y preferencias y por ello nos arriesgamos a inventar algo que creemos podría gustarle.

El tercero se refiere a “mejorar nuestra oferta para un nuevo mercado”, esto no es tan común pero se conocen muchas historias de productos y servicios pensados para un mercado que terminan siendo exitosos en otros mercados. Vender nuestro producto en otros continentes implica de alguna manera una innovación. Que los “limpiatipos” sigan existiendo cuando ya no se requieren para limpiar las paletas de las máquinas de escribir es un llamativo ejemplo.

El cuarto escenario es el de la innovación pura y dura: “Un nuevo producto para un nuevo mercado”. Esta es la búsqueda de la piedra filosofal, o, en palabras de Castellarnau “el iPhone para este mercado específico”, un producto o servicio disruptivo que cambia brutalmente los paradigmas y crea un nuevo mercado.

¿Cuál prefiere usted?

Ya, claro, usted quiere el “iPhone”.

Castellarnau señala que por lo general las inversiones en investigación y desarrollo de productos de las empresas se concentra en el cuarto escenario, y el 99% de lo que allí se genera termina siendo un fracaso.

El Retorno sobre la Inversión en innovación disruptiva es 1%

Si aún está alentado por la innovación disruptiva entonces debe terminar de convencerse: dado que solo 1 de 100 intentos será exitoso, tiene que estar preparado para soportar fracasar 99 veces, es decir: aceptar que se está equivocado. Castellarnau hace énfasis en esto pues sabe que a nadie le gusta reconocer que ha fracasado, especialmente si te consideras un "empresario exitoso".

Pero no es lo único, en Silicon Valley trabajan personas de todo el mundo, culturas y creencias distintas se encuentran allí. Lo primero que uno debe aprender es a adaptarse y ser tolerante, para luego sacarle provecho a la diversidad.

Hay tanta diversidad que el cerebro se ejercita para dejar los paradigmas de lado

Este es claramente otro reto para las organizaciones tan poco preparadas para manejar la diversidad y tan acostumbradas a la “estandarización”.

El liderazgo es el siguiente elemento del cuál nos habla el experto de IDEO: no se trata de un liderazgo dirigencial sino el liderazgo de los principios y objetivos.

Los equipos adaptables e innovadores no funcionan bien con procesos y planes sino con objetivos y principios

Finalmente, en clara relación con el objetivo de diversidad, se debe contratar “gente rara” -señala Alex- debemos evitar buscar personas con “un perfil específico” que se acople a nuestra organización. Si realmente queremos formar un equipo de innovadores necesitamos personas con espíritu crítico, proactivas y que sepan convertir ideas en acciones.

Si aún está decidido, y quiere ser el próximo Steve Jobs, ya sabe que la "gran idea" no caerá sobre su cabeza mientras esté usted sentado a la sombra de un manzano.

-----------

Alex Castellarnau ha venido a Lima como expositor para el Centro de Innovación de IPAE. La conferencia se realizará el jueves 6 de junio a las 18:30 horas en el Swissotel de San isidro.

Agradecemos al Departamento Académico de Ciencias de la Gestión de la Pontificia Universidad Católica, patrocinadore del evento, por facilitarnos esta entrevista.


Escrito por

Jorge Bossio

Infonomista, experto en TIC para el desarrollo, políticas de Internet y gestión del conocimiento.


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.