sin ciencia no hay futuro

Los culpables 'tercerizados' de la tragedia en Bangladesh

Publicado: 2013-05-05

La India y China son los destinos preferidos por las grandes transnacionales para la producción a bajo costo. Especialmente las compañías textiles son las que subcontratan a trabajadores asiáticos a través de empresas locales. El pasado 24 de abril ocurrió una tragedia laboral en Bangladesh: más de 600 trabajadores de una fábrica textil murieron por el derrumbe del edificio de ocho pisos.

Fue un caso de obreros que trabajaban en pésimas condiciones laborales y una empresa que había sido advertida sobre graves fallas en la infraestructura del 'Rana Plaza', pero que no le importó arriesgar a los trabajadores con tal de mantener la producción.

Pero detrás de esta tragedia se encuentran compañías textiles conocidas a nivel mundial. Ahí estaban los talleres New Wave Style y New Wave Bottom, que producían producto textil para ‘Mango’ y la italiana ‘Benetton’, según la organización ‘Bangladesh Center for Workers Solidarity’.

El primer taller mencionado también fabricaría para marcas muy conocidas en Reino Unido como ‘Primark’ y ‘Bonmarche’. Además, el Corte Inglés también confirmó que tiene relación comercial con empresas locales implicadas en el siniestro.

Ante ello, la policía había acusado a los propietarios de las fábricas de ignorar las grietas que aparecieron en el edificio de ocho plantas el martes y de obligar a los empleados textiles a acudir a sus puestos de trabajo a pesar del riesgo que corrían. “Ninguno de nosotros quería entrar al edificio, pero nuestros jefes nos forzaron”, dijo el día del accidente Nurul Islam, uno de los trabajadores heridos, al portal de noticias Bdnews24.com

El dueño del edificio Rana Plaza, Sohel Rana, que pertenece a la rama juvenil de la Liga Awami -el partido gobernante en Bangladesh-, se encuentra prófugo y está acusado de usar sus contactos en la política para obtener el permiso para construir en terreno público.

David Mayor, un empresario español copropietario de una fábrica textil del edificio, también está siendo en busca y captura por “homicidio por negligencia”. Mayor es el director general de Phantom-Tac, un empresa conjunta a partes iguales entre Phantom Apparels (de Bangladesh) y Textile Audit Company (de España), instalada en más de 2.000 metros cuadrados en el edificio derrumbado, según el sitio web de la empresa.

Explotación laboral y falta de seguridad

Las organizaciones por la defensa de los trabajadores textiles en Bangladesh han denunciado que la responsabilidad de que ocurran numerosos accidentes en este lucrativo sector es de la negligencia del Gobierno y de las empresas occidentales, más interesadas en la maximización de sus beneficios que en la seguridad y los derechos laborales.

Con información de Libre Red.


Escrito por

Jorge Paucar Albino

Redactor y Editor nocturno de LaMula.pe (Redacción Mulera). Sígueme en Twitter: @jorgeluispa


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.