VacúnateYa!

Cinco alcaldes, una revocatoria: la radiografía municipal de la revista PODER

Publicado: 2013-02-23

En Lima no puedes zafarte de la revocatoria. Sí por acá, No por allá, que la mala gestión, que las lavanderas, que los fideos, Marco Turbio, desmayos, desmanes, peleas, premios, diplomas, Alan García y su compañía, los memes, Favre y hasta viejos zombies de la política que salen de sus tumbas con la esperanza de revivir. A la fuerza, y muy a pesar de los limeños, la revocatoria es el tema del verano. La principal bandera de quienes han promovido este proceso es la supuesta ineficiencia de la gestión, su falta de obra y la mala imagen de la gestión de Susana Villarán.

Sin embargo, del otro lado tenemos argumentos que indican que la alcaldesa si ha hecho obra y ha llevado adelante importantes reformas para el desarrollo de la ciudad. ¿A quién le creemos? Pues, la mejor forma de salir de dudas es haciendo una comparación con respecto a las anteriores gestiones. Por ello, en la última edición de la revista PODER se han publicado dos artículos muy recomendables sobre la gestión municipal en Lima en los últimos 26 años. En estas infografías se presentan datos muy importantes de la gestión de los cinco alcaldes que ha tenido Lima en este lapso de tiempo. Al revisarlos, la memoria histórica nos puede ‘sorprender’ con algunos detalles de suma importancia. Revisemos algunos:

Aprobación

Susana Villarán empezó su gestión con una aprobación de 46%, según Ipsos Apoyo, sin embargo a partir de marzo de 2011 su popularidad empezó a descender llegando al mínimo de 16% en enero del 2012 y recuperando cancha a pesar del proceso de revocatoria con un 36% en febrero de este año. Sin embargo, ¿Susana Villarán es la alcaldesa con la peor valoración por parte de la opinión pública? No, falso, mentira, manan. A Susana le ‘ganó’ en desaprobación un alcalde del Apra: Jorge Del Castillo. Es curioso que el hoy revocador haya logrado en su mandato un máximo de 20% de aprobación, llegando en su punto más bajo a tener solamente el 10% de apoyo popular.

Obras

Otro de los tópicos es la ‘falta de obra’ de la gestión Villarán. Bueno, en la investigación de Luis Corvera para PODER se realiza una comparación entre las obras más importantes de los dos primeros años de las cinco gestiones. En esta comparación, La gestión de Alberto Andrade presenta cinco obras, todas de ellas de remodelación de plazas y parques como la Plaza Mayor, San Martín y el Trebol de Caquetá; del mismo modo, Del Castillo solamente puede exhibir tres obras importantes, la rehabilitación de la Avenida Huaylas y los corredores viales de Brasil y Alfonso Ugarte; mientras que Ricardo Belmont solamente uno, la construcción del intercambio vial Puente Quiñones.

Pero comparar a estas gestiones con la de la gestión de Susana Villarán sería injusto, puesto que en esos periodos la municipalidad carecía de la cantidad de recursos y funciones que tiene ahora, cabe recordar que Andrade hizo todas las obras de su gestión a contracorriente por su desencuentro con el autoritario Alberto Fujimori.

Sin embargo, sí se pueden comparar los dos primeros años de la gestión de Villarán con la del exalcalde, y presunto cerebro detrás de la revocatoria, Luis Castañeda. ¿Los villaranistas tienen miedo? No deberían. En sus dos primeros años, la gestión de Solidaridad Nacional realizó tres obras importantes: la construcción del Parque La Muralla, la Alameda de Las Malvinas y la ampliación de la Avenida Canadá; en el mismo lapso de tiempo, la gestión Villarán realizó cinco obras importantes: la ampliación de la Avenida Canadá, la extensión de vías en Huaycán, la avenida Santa Rosa en San Juan de Lurigancho, el malecón de la Herradura y la inauguración del Mercado de Santa Anita y el traslado de La Parada.

Si no queda claro, la ejecución presupuestal de los primeros dos años de la gestión de Susana Villarán supera ampliamente a la inversión realizada por Luis Castañeda Lossio en los primeros dos años en sus dos gestiones. Es decir, a pesar de ser reelecto y tener varios proyectos ya aprobados en su primera gestión, Castañeda no invirtió más que Villarán en el mismo lapso de tiempo. Que las obras de Villarán se hayan visto envueltas en penosos sucesos como el traslado de La Parada es otra cosa no menos importante para quienes evalúan la gestión.

Corrupción

Cada gestión tiene su joyita. Según la investigación de Moisés Navarro, Jorge Del Castillo fue acusado en varias ocasiones por comprar con sobreprecio veinte camiones basureros, acusaciones de malversación de fondos tras una inundación en Chosica y hasta por malos manejos en el Vaso de Leche como el intercambio de leche donada por ‘chizitos’ para los niños beneficiados por ese programa. Ricardo Belmont fue acusado de usar fondos de la municipalidad para publicitar sus obras en diarios de diferentes provincias del país con miras a una candidatura a la Presidencia, fue denunciado también por delitos contra la administración pública, abuso de autoridad y, una vez fuera del cargo, Andrade hizo público que la deuda de la municipalidad después de la gestión Belmont alcanzaba los 180 millones de soles.

Alberto Andrade fue denunciado varias veces por distintas instituciones, muchas de estas denuncias estuvieron relacionadas a su perfil como candidato opositor a Fujimori, quien respondió con fuerza contra la gestión. Denuncias como que la gestión Andrade destinó fondos de la municipalidad para contratar juegos pirotécnicos en el cierre de campaña de Somos Perú formaron parte de esta estrategia. De Luis Castañeda la sola palabra Comunicore dice mucho, pero se suman, entre otras, las acusaciones por la diferencia entre los presupuestos iniciales de diversas obras como la vía Grau y sus precios finales. En la gestión Villarán las acusaciones están más frescas, una de ellas tiene que ver con la vacancia de los regidores de la alianza Fuerza Social, Luis Valer y Cayo Tito Quillas por formar empresas con sus familiares para beneficiarse con la adjudicación de rutas en los corredores viales de la ciudad.

A pesar de estas denuncias, ninguno de los cinco alcaldes ha sido condenado. En fin, queda recomendar la lectura de estos dos excelentes informes, pues antes de emitir una opinión acerca de la gestión villarán en base a lo que uno buenamente se acuerda o cree acordarse, es bueno revisar concretamente sobre qué se está juzgando. Es necesario juzgar a nuestras autoridades, pero siempre es mejor si lo hacemos informados.


Escrito por

Paolo Sosa Villagarcia

"Nosotros somos como la higuerilla"


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.