desde este momento, no más hermanitos

El día en que murió Hemingway

Publicado: 2012-07-02

Se dirigió a paso firme. Cogió una de las más de veinte armas que tenía y sin pensarlo mucho, apretó el gatillo. El disparo del rifle enmudeció sus diálogos afiebrados y así, de repente, la más triste de sus novelas llegó a su fin: Ernest Hemingway se había suicidado.

Todo ocurrió en la ciudad de Ketchum, en Idahoo( Estados Unidos) y como vestuario fúnebre, escogió una bata que él mismo bautizó como ' El traje del emperador'. Y es que su irreverencia harto conocida, fue causal de la negación de lo ocurrido aquel 2 de julio de 1961. El mundo se resignó a creer de que se trataba de un suicidio. Aceptaron conformes que se trataba de un hecho circunstancial y que el Nobel de 1954 había muerto por accidente o quizás por error, tal cual lo habían certificado las autoridades de aquel entonces.

Aunque sus temas predilectos fueron siempre la guerra, la injusticia, la soledad, la muerte y su infatigable defensa de la libertad, nada hizo prever la abrupta decisión. Recientes estudios revelaron que Hemingway padecía un trastorno psiquiátrico producto del odio que sentía hacia su madre. Según fuentes, esta carecía de la educación puritana de su marido(católico conservador), pero era una mujer tan autoritaria que amargó la vida del escritor, hasta el punto de crearle un auténtico trauma.

Hemingway pisó suelo peruano

En 1956, Hemingway viajó al norte de nuestro país. Ahí, en la playa Cabo Blanco, terminaría de desarrollarse el embrión de lo que posteriormente sería su novela más célebre: El Viejo y el mar. La República hizo una nota al respecto. (Hemingway en el Perú).

Hoy, a 51 años de su muerte, una mención especial a sus obras más destacadas, entre las que se encuentran:

Fiesta: Esta historia relata la travesía por Francia y España de un grupo de personas, luego de la Primera Guerra mundial, sin rumbo fijo ni metas claras, buscando simplemente fiestas.

El viejo y el mar: Un viejo pescador cubano, sale a la mar todos los días, pero no consigue regresar con una buena captura. Una mañana sale a navegar en su pequeña barca. Mientras espera con el cebo en el agua, un pez, aparentemente enorme, pica el anzuelo. A partir de ahí se entabla una durísima lucha entre el viejo pescador, que apenas puede contener al animal en su minúscula embarcación. Tras un enorme esfuerzo, Santiago consigue capturarlo, pero en el regreso a casa los tiburones devoran a la presa del pescador.

Al otro lado del río y de los árboles: La novela, gira en torno al coronel Richard Cantwell y a una joven aristócrata de diecinueve años llamada Renata. Ambos personajes son protagonistas de un idilio sin esperanzas que tiene como escenario a una Venecia invernal. A medida que la historia avanza, es posible descubrir la razón que lleva al veterano militar (señalado por muchos expertos como el alter ego de Ernest Hemingway) a intentar vivir cada segundo como si fuera el último.


Escrito por

Gianfranco Hereña Rodriguez

@GianfrancoHR: estudiante de comunicaciones en la Universidad de Lima. Amante del buen fútbol y la literatura.


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.