reconoce sus orígenes

Irónicamente, Miki González es un músico que fusiona ritmos afroperuanos con el rock pop.

Racismo en el Perú real: un nuevo capítulo

Publicado: 2012-02-16

Como en las últimas elecciones presidenciales, el racismo volvió esta semana a ser el tema central de discusión en las redes sociales, a raíz del incidente protagonizado por el hijo de una conocida actriz peruana y una pareja de esposos en una sala de cine. Un intercambio de agresiones físicas y verbales que terminó en la comisaría, en los programas de televisión y en el debate público. Ahora, ¿quién se echa al hombro el problema? ¿Qué estamos haciendo para resolverlo?

El lunes, Celine Aguirre denunció en el programa La Noche es Mía la agresión sufrida por su hijo de 13 años a manos de un "energúmeno abusador de menores". El motivo, según la actriz: "Estar haciendo palomilladas, portándose mal, como cualquier chico de su edad".

¿Cuál fue la palomillada? Hacer alboroto en la parte posterior de la sala durante la película. El resto no es ya una simple travesura. La versión de los esposos Michel Morales y Miriam Rocío Gómez —corroborada por un testigo— indica que, ante la incomodidad, increparon al grupo de adolescentes.

El hijo de Aguirre respondió con expresiones como "serrano de mierda" y "tú qué te has creído, serrana", además de un manazo a la señora Gómez, que hizo reaccionar a su esposo. Morales se lió a golpes con el menor, en una refriega que concluyó con los tres en la comisaría.

El cantante Miki Gonzáles, padre del menor, realizó la denuncia en la comisaría de Chorrillos por agresión física —la misma que denunció Aguirre la noche del lunes—, pero la réplica de los esposos Morales ha revivido la discusión sobre la discriminación racial: ¿Es solo una palomillada? ¿Quién es el responsable de que el problema persista? ¿Cuál es el rol de los padres? ¿Cuál el del Estado y la educación?

Racismo en el Perú: ¿Secreto?

No es que hubiera sido algo desconocido —80% de peruanos reconocía su existencia—, pero la última campaña electoral develó el carácter racista del ciudadano peruano desde la primera vuelta. Si bien expresarse en público de manera racista es 'políticamente incorrecto', las redes sociales proporcionaron la privacidad que hacía falta para que la juventud se exprese sin ningún tipo de filtro ni vergüenza.

Un grupo sí se indignó: Vergüenza Democrática. En su página de Facebook, divulgaron decenas de ejemplos de discriminación racial. Los comentarios más repetidos: “serranos”, “cholos” e “ignorantes”, calificativos dirigidos a quienes votaron por el actual presidente Ollanta Humala.

El dedo estuvo en la herida al final del proceso electoral, pero, ¿qué se ha hecho desde entonces? No ha pasado el tiempo suficiente para observar los resultados de cualquier medida tomada desde el Estado, pero, ¿qué pasa con la reflexión personal tras esa experiencia ciertamente traumática?

Tomado del grupo

¿Quién es el culpable?

La presencia del informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación en los textos escolares desde el año 2013 es la única manifestación por parte del Estado de la intención de promover la memoria y la ciudadanía. Todas las víctimas de la guerra interna son igual de importantes, las del campo y las de la ciudad, y ninguna merece ser olvidada.

Para Wilfredo Ardito, abogado y especialista en derechos humanos, la discriminación solo se podrá erradicar con políticas desde el Estado. Pero, en declaraciones a Ideele Radio, afirmó que también hace falta un "movimiento social contra el racismo".

Entonces, ¿de quién es el problema? Después de observar la parte legal del asunto —la violencia contra un menor de edad—, las críticas se enfocaron en la discriminación del hijo de 13 años de Celine Aguirre.

Beto Ortiz criticó que la actriz, en una "pataleta de pituca", difundiera el problema en televisión, y manifestó:

Un menor de edad también está obligado a comportarse de acuerdo a las normas establecidas, no por sus 13 años tiene licencia de comportarse como un salvaje. Esto de la protección al menor está muy bien, pero de ahí a que tengamos a un pirañita pituco, prospecto de 'caligulín', un 'patancete' criado por las nanas, que se comporta como una bestia...

Muchos usuarios de las redes sociales secundaron la opinión, e incluso dudaron de si permitir el racismo u optar por la violencia, aunque se trate de un menor. También se preguntaron, a través de grupos creados en Facebook, por el tipo de educación que recibió el menor de parte de sus padres —Aguirre y Gonzáles—, e incluso dudaron que fueran ellos quienes se preocuparon por otorgársela en casa.

La discriminación —no solo racial— y el resentimiento están presentes en todos los sectores de la sociedad. El racismo está latente, y cada incidente revela todas las aristas del problema.

Las palabras 'pituco', 'cholo', 'serrano' —y los estereotipos que carga cada calificativo— seguirán siendo parte de nuestro vocabulario por bastante tiempo. Pero, más que aceptar la existencia del racismo, tenemos que preguntarnos: ¿Qué estamos haciendo al respecto?

Enlaces relacionados:

Gustavo Faverón: El racismo y las conciencias tranquilas

La Mula: El racismo vigente

La Mula: Olga González: Estamos viviendo las batallas por la memoria

El Mundo: 'Indio', 'china', 'gringo', 'cholo': el racismo sale a la luz en las elecciones de Perú


Escrito por

Liliana Michelena

Periodista. Futbolista. It\'s in my blood.


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.