No se relaja y se queda en casa

El p2p renace tras el cierre de Megaupload

Publicado: 2012-01-31

Tras el cierre de Megaupload, el mayor almacén de contenido audiovisual de la historia por parte del FBI, los usuarios afectados vienen buscando soluciones alternativas gratuitas que estaban en desuso como el “par a par” o p2p.

La particularidad de este servicio es que los archivos están alojados en los ordenadores personales de millones de usuarios que los comparten con otros millones de internautas anónimos.

Al respecto, el diario El País publicó un informe que explica que el tráfico de audiencia de los paquetes de p2p ha alcanzado el 15% del total de personas que realizaban descargas en Europa en páginas como Megaupload, Fileserve y Rapidshare. Sin embargo, la misma publicación explica los inconvenientes que tiene este servicio frente a la descarga directa. A continuación te dejamos con un extracto de la nota:

El streaming y las descargas directas han motivado un declive imparable del p2p. El dominio de Megaupload y sus homólogos es hasta ahora absoluto. Según datos de Comscore, solo Megaupload.com, uno de los varios dominios del portal, tenía en España 5,77 millones de visitantes únicos (diciembre 2011); Fileserve acumulaba 3,77 millones y Rapidshare 1,36 millones. Es decir, que uno de cada cuatro internautas hacía uso de estos programas.

El abismo abierto con el p2p se hace más patente aún si atendemos a la audiencia de los portales de enlaces que guían hacia los contenidos. Así, los que se nutren de Megaupload y sus afines arrasan frente a los del p2p. SeriesYonkis y PeliculasYonkis acumulan 5,81 millones de visitantes, y CineTube, 3,53 millones. Muy lejos se sitúan EliteTorrent (312.000 visitantes únicos) o TorrentSpain (74.000), que están entre los más conocidos de enlaces BitTorrent.

Esa situación puede estar a punto de cambiar. A la espera de datos aún fiables de audiencia, los primeros signos apuntan a una resurrección del p2p, cuyo tráfico de paquetes en Europa ha alcanzado el 15% del total (Inoque).

Los inconvenientes del p2p frente a la descarga directa son varios: hay que abrir el ordenador al resto de usuarios, con el consiguiente problema de seguridad, se expone a virus y archivos falsos (fakes) y la descarga es más lenta. Con todo, el pero más acuciante es asegurarse un repertorio pirata amplio. Megaupload lo tenía más fácil gracias a su sistema de recompensas. Pagaban a los clientes que subían las películas y series que más se descargaban. De esta forma, los uploaders competían por subir contenido pirata a sus servidores. Y Megaupload tenía cada vez más clientes dispuestos a pagar su abono por ese nutrido catálogo. Al no satisfacer derechos a las productoras, los costes eran mínimos y el negocio redondo, a juzgar por los bienes incautados a Kim Schmitz, su fundador y por los ingresos del portal, estimados en 150 millones de dólares.

En el p2p esa componente de negocio no existe, por lo que el contenido depende de la voluntad solidaria de sus usuarios: cuantos más archivos compartan desde sus ordenadores encendidos, más obra disponible hay. Basta desempolvar el mítico eMule para comprobar la penuria actual de su catálogo. De hecho, el uso de las aplicaciones que gestionan las descargas también está en declive. Ares (BitTorrent) cayó un 6,8% en el último año, y eMule, un 36,2%. La situación puede dar un vuelco si los usuarios vuelven a estos programas y les inyectan contenidos.

La pregunta que se hacen muchos es si pueden correr la misma suerte legal que Megaupload. Paloma Llaneza, abogada experta en Internet, lo aclara: “No es más difícil que perseguir las descargas directas, ya que se puede rastrear a los usuarios por la IP. La cuestión es que compartir con un amigo una copia de una película cuyo DVD has comprado podría entrar en una interpretación extensa del derecho de copia privada. Compartir una copia pirata con una pluralidad de pares es una infracción civil, pero no penal ya que, en principio, no hay ánimo de lucro. En España las operadoras saben qué usuarios tienen más tráfico y estarían en condiciones de aplicar una ley a la francesa. Por ahora, la ley Sinde no contempla esa opción”.


Escrito por

Ego Agurto

Historiador del minuto.


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.