la mafia no descansa

Más de 20 años después de su 'inauguración', el Tren Eléctrico empieza a funcionar

Publicado: 2012-01-06

En las calles de nuestra ciudad la gente espera con mucha ansiedad. Desde azoteas con telescopios, en los jardines con banco propio, ya viene viene viene viene el tren, se oyó decir en aquel barullo. Hubo silencio, no hubo un murmullo, por fin llegaba el maldito tren.

- 'El Tren Eléctrico' de Tiempo Nuevo (grupo integrado por la ex ministra Aída García Naranjo)

El Tren Eléctrico ya es una realidad. Han pasado 21 años desde que el ex presidente Alan García inauguró por primera vez esta obra. "Nadie podrá negar la existencia concreta de este proyecto que ya comenzó", sostuvo en 1990. Por años esperamos que el dichoso0 tren, en ese entonces de dos vagones, recorra más que los dos kilómetros que García inauguró. La espera terminó y La Mula.pe se trepó a este medio de transporte que ya ha sido utilizado por más de 80 mil personas.

A las 7 de la mañana, hora en la que la gente va a trabajar, las estaciones o paraderos empiezan a recibir a pasajeros que, en cuestión de minutos, se volverán multitudes. Los orientadores, en su mayoría jóvenes que nacieron después de la primera inauguración, indican amables cada paso a seguir antes de subir al andén: ver los horarios de llegada; pasar por la boletería, que aún no funciona; identificar hacia qué lado de la ciudad se quiere ir, sur o norte; subir las escaleras, por el lado derecho; llegar al andén y mantenerse detrás de la línea amarilla a la espera del tren.

El tren, del mismo modelo y color que los de hace 21 años, hace su aparición en la estación cada 20 minutos. En ese lapso de tiempo la estación se llena. Los orientadores, con megáfonos en mano, le recuerdan a los pasajeros que deben esperar a que salgan los que llegan con el tren para que ellos puedan entrar, cosa que a nadie interesa cuando el tren por fin se detiene con asientos libres. Tenemos nuevo tren, pero no olvidamos la 'cultura combi'. Más de cien personas esperamos el tren en la estación de Villa El Salvador, donde nos enteramos que por vagón solo hay 32 asientos. En una estación llenamos todo el vagón, y faltan 14 estaciones para llegar al final del recorrido.

Si bien esto parece problemático e incómodo, para las personas que tienen que hacer el tramo desde Villa El Salvador hasta Gamarra o viceversa es un alivio. Si antes demoraban casi dos horas en combi en las mañanas, ahora pueden hacer lo mismo en poco más de 30 minutos. La rapidez con la que  uno llega al otro extremo de la ciudad puede compensar los 32 asientos por vagón.

Pero lo que para algunos es una gran obra que facilitará la rutina diaria, para otros tiene claras deficiencias. El periodista Ricardo Uceda publicó una reportaje en el que señala una serie de críticas con respecto a la ruta del tren, que, en comparación con otras, no es la de mayor demanda. Además, sostiene que es un absurdo que la ruta del tren sea por la avenida Aviación, que ya es un corredor vehicular y que dicha ruta no beneficia a miles de personas que viven en zonas alejadas de la urbe y que sí necesitan de un sistema de transporte como el tren y el Metropolitano. Aún así, ¿quién quisiera perderse la oportunidad de subir a un tren después de 20 años de espera?

Por 30 días, miles de personas podrán hacer uso del tren sin pagar. Si bien muchos ya lo están pensando como su medio de transporte para dirigirse al trabajo, otros lo aprovechan para ir a pasear con sus familias y comprobar qué tan eficiente es la obra prometida hace más de dos décadas. La emoción es tan grande, que más de uno se toma fotos en las estaciones, filma el recorrido por la ventana con la cámara de su celular, lleva a sus hijos al paradero más lejano y regresa a casa para contar la anécdota. Ahora son ellos quienes podrán decir que este proyecto, realmente, ya comenzó.


Escrito por

Claudia Chávez

@ClaudiaPollo Estudio Periodismo


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.