Aunque cambies de color, sigues siendo la misma

Analistas opinan sobre caso Chehade: "Debe renunciar"

Publicado: 2011-10-24

El caso Omar Chehade no tiene cuando acabar. Tras conocerse el destape de IDL-Reporteros sobre un presunto tráfico de influencias en el que estaría involucrado el segundo vicepresidente, algunos de los principales analistas políticos del país coinciden en una cosa: Chehade debe renunciar.

Aquí una recopilación de las principales columnas de opinión publicadas hoy:

Henry Pease (El Comercio): "El vicepresidente y su laberinto"

El vicepresidente Omar Chehade ha cometido errores políticos garrafales, pero el último linda peligrosamente con el tráfico de influencias y él sabe que eso es delito. La opinión pública ya le está cobrando a la imagen del presidente Ollanta Humala puntos importantes. Para que se me entienda utilizaré la comparación, arma fundamental en la ciencia política.

El vicepresidente ha empañado, por decir lo menos, la poda hecha por el ministro del Interior. Aunque alegue que el general Guillermo Arteta habla por la herida y miente, ¿quién va a confiar en el general Raúl Salazar después de lo que se dice de la reunión en Las Brujas de Cachiche?

Rosa María Palacios (Diario 16): "A caminar derecho"

La semana pasada un informe de IDL Reporteros remeció al Gobierno. El vicepresidente Omar Chehade se reunió en el restaurante Las Brujas de Cachiche, en los primeros días de este mes, con los Generales PNP Arteta (responsable de Lima Norte), Salazar (responsable de Lima Sur y, pocos días después, Director General) y Gamarra (responsable de Tumbes). Acompañaron al Vicepresidente su hermano Miguel, administrador, y Miguel León Barandiarán, comunicador. De acuerdo al testimonio del General Arteta el pedido fue claro: planificar y ejecutar el desalojo de la azucarera Andahuasi y entregársela al grupo Wong, propietario en disputa por la administración.

Chehade aceptó que la reunión se realizó, pero negó su contenido de todas las formas posibles. Señaló que convocó a los generales en agradecimiento a Salazar, quien le proporcionó protección personal luego de la segunda vuelta, y para conversar sobre las medidas de seguridad a raíz de la muerte de Walter Oyarce, sobrino de la mejor amiga de su esposa. La presencia de Arteta, que no conocía a Chehade, fue, según el congresista, a sugerencia de Salazar para hablar de seguridad. Siempre según Chehade, Gamarra fue convocado por Salazar para hablar de aspectos de seguridad.

Aldo Mariátegui (Correo): "Que por lo menos twitee..."

Ya que está de moda esto de pronunciarse brevemente sobre temas nacionales por medio de los 140 caracteres de los tweets, sería bueno que el "garante" Mario Vargas Llosa por lo menos de vez en cuando se ocupe de la política de su "querido" país "twitteando" si tanta flojera le da declarar o si prefiere escribir intrascendentes artículos sobre series gringas, como ayer. Ya hay varios temitas acumulados que nuestro mudo "garante" ha podido tratar sobre el humalismo, como el caso Chehade, el viaje de Alexis, las purgas en Torre Tagle y la Policía, etc...

-Se aprecian interesantes movimientos subterráneos en la esfera oficialista. Por un lado, se confirma que el extoledista Burneo ha caído en desgracia con el nombramiento de Trivelli en Inclusión, y ya no llegará a un ministerio de peso como deseaba. También se ha dado una minipurga con la salida del viceministro Otta y la jefa de Indepa Yrigoyen en Cultura, dos radicales rojo-indigenistas (Otta quería retrotraer las consultas hasta 1995), reemplazados ambos por sendos tecnócratas caviares mucho más moderados.

Ricardo Vásquez Kunze (Perú 21): "¡Salven a Marisol!"

Para todo efecto práctico, el segundo vicepresidente Omar Chehade jamás reemplazará a Ollanta Humala en las funciones Ejecutivas. Ni siquiera como encargado del despacho. Su suerte política o, mejor dicho, su mala suerte, se selló en las Brujas de Cachiche en una reunión que, en el mejor de los casos, fue un monumental desatino. Valor devaluado ante la opinión pública para los próximos 5 años, marcado por la sospecha o la certeza de una mala conducta, Chehade ha matado moralmente su vicepresidencia, haciéndola políticamente inviable. Así, su cargo no tiene ya ningún sentido.

La lección de esto debería ser muy simple. Hay cargos que, por su naturaleza, deben ser guardados celosamente de los zarandeos de la política diaria. Un vicepresidente es una pieza fundamental en la línea de sucesión del mando supremo. Todo su sentido consiste en estar preparado para un momento que tal vez nunca llegue. Pero si llega debe estar impoluto, sin controversias, sin animadversiones de ningún tipo. A eso debe abocar todos sus esfuerzos durante los 5 años para los que fue electo.


Escrito por

Jack Hurtado

@JackHurtado / Reportero de Radikales Libres (RBC Televisión) / Columnista Spacio Libre / / Ex mulero / Habla Portugués y algo de Inglés / Saborea mucho las entrevistas / Colaborador en diversos proyectos de periodismo digital.


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.