Aunque cambies de color, sigues siendo la misma

El factor Omar Chehade: un vicepresidente en problemas

Publicado: 2011-10-17

Esa era la antigua cuenta de Twitter de Omar Chehade. Nótese la fecha del tuit: 4 de junio. Un día después se llevaría a cabo la segunda vuelta electoral, que ganaría Ollanta Humala. Era, digamos, la última arenga previa al partido.

Lo que ha hecho y dicho el segundo vicepresidente antes, durante y después de las elecciones ha obligado, en más de una oportunidad, a que algún representante de Gana Perú traduzca lo dicho, justifique lo hecho.

Este recuento de controversias se remonta a fines de mayo, cuando Chehade comentó que, según informantes suyos, un grupo de apristas, incluyendo a Luis Alva Castro, organizaba un fraude electoral para la segunda vuelta. Más allá de algunas reacciones aisladas, y en vista de que no se presentaron pruebas concretas sobre la denuncia, nadie habló más del asunto.

Poco después de que Humala asumiera como presidente, y en los días en los que Antauro Humala daba, desde el penal de Piedras Gordas, cuantas entrevistas le fue posible dar para justificar el 'Andahuaylazo' pero sin asumir culpas, Chehade comentó lo que pocos esperaban:

Por lo que he podido analizar, Antauro Humala no fue una persona que disparó ni empuñó el arma, tampoco fue una persona que emitió alguna una orden para disparar a ningún policía.

Ya estaba acomodado Chehade en su cargo de segundo vicepresidente cuando, en octubre, y en medio de denuncias sobre un copamiento de partidarios de Gana Perú en las planillas de Essalud, justificó el hecho: “Por algo se han ganado las elecciones presidenciales (…) si un partido gana y después abdica de la posibilidad de entrar con su gente, entonces ¿para qué postulamos?”.

La semana pasada, durante el foro Poder Legislativo, Acceso a la Información Pública y Libertad de Prensa, llevado a cabo en el Congreso, Chehade dijo algo que, esta vez sí, preocupó a varios y levantó una agria polémica:

La pregunta es si el penalizar los delitos de prensa es, efectivamente, la solución o se debe despenalizar. Particularmente, creemos nosotros que las conductas delictivas, vengan de donde vengan, deben ser penalizadas.

Pero todo lo anterior quedaría en anécdota si se comprueba que, tal como reveló IDL-Reporteros, Chehade intentó presionar al general PNP Guillermo Arteta Izarnótegui, hasta hace poco jefe de la dirección territorial de Lima Norte, para favorecer al grupo Wong. Eso se llama tráfico de influencias y califica como delito.

La cuenta de Twitter que utiliza ahora Chehade, al parecer, es @OmarChehadeVP. Su único comentario respecto de la investigación de IDL-Reporteros ha sido esta:

Siguen quedando varias respuestas pendientes. Y no vía Twitter, por cierto.


Escrito por

Ricardo León

Periodista. Editor de LaMula.pe


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.