Sumy Kujón: "No tengo temor a las críticas"

Publicado: 2011-09-16

Sumy Kujón es la diseñadora peruana encargada de la creación de la nueva camiseta de la selección de fútbol. En declaraciones a la revista Somos, publicadas por El Comercio, Kujón comentó que no tiene "temor a las críticas, no puedo decir ‘estoy segura de que a todos les va a encantar’, solo espero que sí les guste a todos”.

Por otro lado, ella ha trabajado muchos años en el diseño de modas. Si bien decidió cambiar su formación de diseño gráfico para ser una modista autodidacta, se ha hecho un lugar entre los más reconocidos diseñadores del Perú.

Según la información en su página web, el trabajo de Kujón ha sido reconocido en revistas internacionales y ha mostrado sus diseños en desfiles alrededor del mundo.

Según su página web (traducción):

Sumy Kujón ha operado por 11 años en su propio estudio de diseño en Lima, Perú

Su trabajo ha sido mostrado en la Semana de la Moda de Madrid, y también en importantes eventos como Le Showroom Paris y Pret a Porter Paris, donde su propuesta de diseño ha sido muy admirada por su estilo atemporal, su audacia y su pureza visual. La colección de Sumy Kujón han sido exportadas a Francia, España, Inglaterra, EEUU y Japón.

Su trabajo ha sido extensamente publicado internacionalmente en publicaciones tales como Vogue Lat, Dweel Magazine, Elle It, Moda Pelle, Journal Pret a Porter Paris. También ha participado en documentales visuales para Discovery Channel y WGSN.

La propuesta de diseño de Sumy Kujón no depende de tendencias y ha sido alabada como una de las más sólidas en Latinoamérica. Su estilo incluye: atemporalidad, versatilidad y feminidad. Todo esto en un estilo sofisticado, audaz y cosmopolita, con una clara voz independiente.

Sumy Kujón dio una entrevista a El Comercio en el 2010, donde habló sobre su decisión de cambiar de carrera profesional, la influencia de su familia y el apoyo que le han brindado.

Era fines de los 80. Entonces en Lima había una escena subte, postpunk, dark… ¿Usted pertenecía a ella?

Sí (ríe)… De hecho yo siempre he sido bien existencial. Y si bien soy vanidosa, me encanta la estética, el arte, lo bueno, lo bonito, lo hermoso, por otro lado desde jovencita siempre me he hecho muchas preguntas; y a esa edad, para mí era difícil porque en mi círculo todos eran creativos, todos eran artistas, y lo único que escuchaba era eso (que la moda es cosa de gente frívola). Yo no quería sumergirme en ese mundo, hasta que no recuerdo quién me dijo: “Si tú no lo eres, al hacerlo vas a reafirmar quién eres. ¡Elijas lo que elijas!”. Y lo que me dijo mi papá me cambió toda la perspectiva: “Si tú quieres ser artista, puedes serlo –y tendrás todo mi apoyo- pero serás una entre muchos; pero, si decides ser diseñadora de modas, tú vas a ser la mejor”.

No solo hizo eso, también se la llevó a la China.

Sí, coincidió que hicimos un viaje largo a China. Ahí no me dijo nada, solo me llevó…

Y le compró telas.

Me compró telas, tintes, cosas… Y ni bien llegué a Lima, le dije: “Ok, papá, ¿dónde puedo aprender patronaje?”. Entonces, me convenció; ¡y no se equivocó!

Por el lado de su madre, además, tiene una abuela que ha sido modista. Usted es una fusión perfecta.

De hecho, porque por parte de padre tengo tíos que han tenido fama en China como artistas, en Nueva York tengo un tío que prácticamente ha dedicado toda su vida a la moda. Yo creía que esas era mis únicas referencias, pero por parte de mamá tengo una abuela modista, a la que le encantan las telas, que hasta el día de hoy conserva sus figurines de moda antiguos, y me los va pasando, también me está pasando su colección de botones –porque yo colecciono sombreros de las distintas regiones del país, y también botones-; y yo creo que mi mamá, si hubiera tenido la oportunidad de estudiar en su época, hubiera sido una gran diseñadora de tejidos. Entonces, talento tengo por los dos lados.