rechaza cualquier tipo de violencia

El negocio de la ciber seguridad

Publicado: 2011-09-16

Mike McConnell, ex director de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos y ex director de Inteligencia Nacional es considerado una voz autorizada en ciberataques y ciberseguridad. Al mismo tiempo, es vice presidente de Booz Allen Hamilton, una firma de consultoría y management que trabaja con el gobierno estadounidense en protección de redes de computadoras. Este doble juego entre consejería estatal e interés privado no es raro, pero sí indica que las personas que llevan la agenda más poderosa del mundo sobre ciberseguridad no están solamente pensando en el amparo de los ciudadanos.

De acuerdo al Huffington Post, el aumento del gasto federal en ciberseguridad está estimado de $8.6 billones en 2010 a $13.3 billones en el 2015. Para obtener contratos con el estado, las compañías interesadas han contratado a ex oficiales gubernamentales que participaron en la construcción de las políticas públicas en el tema. Así, es un círculo virtuoso para las empresas y los oficiales, pero no para el mismo Estado ni para todos los afectados por sus acciones.

Además, en los últimos meses los ataques cibernéticos no han cesado: mientras que el Congreso americano proponía hacer del hackeo a páginas gubernamentales un delito, 90000 correos electrónicos de militares fueron publicados al intervenir una de las computadoras de Booz Allen y el Pentágono reveló que hackers internacionales habían robado 24000 archivos militares. Además, se detuvo en Atenas a un joven de 18 años acusado de hackear páginas web del gobierno de Estados Unidos, de Interpol y de la policía griega; y McAfee anunció que 70 compañías, gobiernos y ONGs fueron atacados bajo una misma operación espía proveniente de China.

Este contexto hace que las empresas de seguridad tengan un interés creciente en realizar contratos con gobiernos y empresas, desviando fondos de amenazas más concretas como robo de identidad y concentrándose en conspiraciones cuyas dimensiones pueden ser irrealistas. El caso de los escáners de cuerpo entero es un ejemplo de ello:  Michael Chertoff, ex Secretario de Seguridad Nacional y fundador de Grupo Chertoff, quien provee consejería de seguridad estratégica siendo uno de sus clientes los fabricantes de dichos escáners. En 2010 BAE Systems contrató a Chertoff, ganando 6 meses después un contrato con el FBI de $40 millones.

De esta manera, queda en duda si los verdaderos riesgos a la seguridad de Estados Unidos y del mundo occidental están siendo protegidos, o descuidados por la búsqueda de lucro. Teniendo días atrás el recuerdo del 9/11 al cumplirse los 10 años del atentado, nos podemos preguntar si es que los ataques a tierra están quedando en segundo plano ante un fantasma virtual inflado por compañías.


Escrito por


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.