Están disueltos, pues

Sentencia de 25 años a ex presidente Fujimori cumple dos años

Publicado: 2011-04-07

Dos años. Ese es el período de tiempo que ha pasado desde que Alberto Fujimori fuera condenado a 25 años de cárcel, por delitos de lesa humanidad y crímenes de Estado. El 7 de abril de 2009, la Sala Penal Especial concluyó probada la responsabilidad del ex presidente peruano en los crímenes de La Cantuta y Barrios Altos, que dejaron 25 muertos en 1991 y 1992, así como en el secuestro del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer, durante el autogolpe militar de 1992.

La sentencia, calificada de histórica por organizaciones como Anmistía Internacional y Human Rights Watch, se produjo tras un proceso largo y complejo. Era la primera vez en América Latina que se condenaba por delitos de lesa humanidad a un ex presidente.

Fueron necesarias, concretamente, 161 sesiones para que el tribunal declarara culpable a quien fuera presidente del Perú durante un periodo de diez años (1990-2000).

En el fallo, adoptado por unanimidad por los tres magistrados del caso, se consideraron probadas "más alla de toda duda razonable" las acusaciones contra Fujimori. El tribunal aceptó, asimismo, el argumento de la fiscalía, que consideraba al ex presidente culpable de homicidio y secuestro en base a la teoría legal de la ''autoría mediata'', que señala la responsabilidad de quien comete un delito por medio de otro, y que fue aplicada previamente en Argentina, en Alemania, y en el caso del presidente yugoslavo Slobodan Milosevic.

El segundo aniversario de la sentencia, que suponía un teórico final al régimen impuesto por Fujimori, coincide con la eminente celebración de elecciones nacionales, en las que una de las hijas del dirigente, Keiko Sofìa, cuenta con serias opciones de pasar a segunda vuelta. Pese a mantener cierta distancia con el legado político y social de su padre a lo largo de la campaña electoral, la candidata cambió de estrategia durante el último debate televisado, donde mostró el apoyo y la cercanía que le motivan las políticas adoptadas por el ex presidente durante su mandato.

Un cambio de táctica que contrasta con el discurso que la candidata ha mantenido con respecto a la posibilidad de indultar a su padre, en caso de proclamarse la próxima presidenta del Perú. En un principio, Keiko defendía esta opción como legítima, pero durante el proceso electoral ha destacado que el indulto no sería necesario, pues confía en que el ex presidente será absuelto por la justicia ordinaria.

Un escenario que evidencia las dudas que generaría un nuevo gobierno fujimorista, en cuanto a respeto a la independencia de los órganos judiciales, garantía de separación de poderes y la posible y temida represalia contra los familiares de las victimas y las organizaciones civiles que llevaron a juicio al ex Jefe de Estado.

Hace dos años también, instantes antes de la lectura de la sentencia, la entonces congresista Keiko Fujimori decía lo siguiente: “las 160 audiencias, los 80 testigos y 500 documentos, nos llevan a la conclusión, junto a todas las personas que han seguido este juicio, que justicia en este caso significa la absolución de Alberto Fujimori”.


Escrito por

Ángel García Català

Redactor de lamula.pe


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.